Día 328

Tu ejemplo

Sabiduría Proverbios 28:18-28
Nuevo Testamento 1 Pedro 3:1-22
Antiguo Testamento Ezequiel 45:1-46:24

Introducción

El papa Francisco se detuvo por un momento después de una de sus audiencias generales para orar, abrazar y poner sus manos sobre un hombre con neurofibromatosis, una enfermedad que produce deformaciones severas. El rostro del hombre estaba cubierto de tumores. La imagen del abrazo del papa en la plaza de San Pedro se volvió viral en los medios de comunicación social, inspirando a millones a través de su conmovedor ejemplo del amor de Cristo.

Hay gran poder en el ejemplo; es difícil mejorar si no tenemos otro modelo a seguir más que nosotros mismos. Un buen ejemplo no solo es inspirador, sino que también nos da un patrón de copia y aprendizaje.

No solamente te beneficias más por seguir el ejemplo de otros, también tu ejemplo es vital si tienes que influir de alguna forma sobre otras personas. Albert Schweitzer, el teólogo, filósofo y médico francés, sostuvo: «El ejemplo no es lo principal para influir en los demás, es lo único». Depende más de tu caminar que de tu hablar, de lo que practicas que de lo que predicas, de lo que haces que de lo que dices.

Lo que la gente ve es mucho más importante que lo que escucha, pues la gente practica aquello que ve. Como escribe John Maxwell: «El 89% de lo que la gente aprende proviene de un estímulo visual, el 10% de un estímulo auditivo, y el 1% de otros sentidos. […]. Lo que oyen, entienden. ¡Lo que ven, creen!»

Como leíamos ayer, estás llamado a seguir el ejemplo de Jesús en tu vida (1 Pedro 2:21). Hoy vemos algunas de las implicaciones de esto.

Sabiduría

Proverbios 28:18-28

18 El que es honrado se mantendrá a salvo;
    el de caminos perversos caerá en la fosa.

19 El que trabaja la tierra tendrá abundante comida;
    el que sueña despierto sólo abundará en pobreza.

20 El hombre fiel recibirá muchas bendiciones;
    el que tiene prisa por enriquecerse no quedará impune.

21 No es correcto mostrarse parcial con nadie.
    Hay quienes pecan hasta por un mendrugo de pan.

22 El tacaño ansía enriquecerse,
    sin saber que la pobreza lo aguarda.

23 A fin de cuentas, más se aprecia
    al que reprende que al que adula.

24 El que roba a su padre o a su madre,
    e insiste en que no ha pecado,
    amigo es de gente perversa.

25 El que es ambicioso provoca peleas,
    pero el que confía en el Señor prospera.

26 Necio es el que confía en sí mismo;
    el que actúa con sabiduría se pone a salvo.

27 El que ayuda al pobre no conocerá la pobreza;
    el que le niega su ayuda será maldecido.

28 Cuando triunfan los impíos, la gente se esconde;
    cuando perecen, los justos prosperan.

Comentario

1. Camina en sabiduría

El conocimiento es horizontal y la sabiduría es vertical pues viene de arriba. Seguir el ejemplo de Jesús significa caminar en sabiduría. Jesús caminó en sabiduría desde sus primeros días: «Estaba lleno de sabiduría» (Lucas 2:40, NTV), «… decían maravillados muchos de los que le oían—. ¿Qué sabiduría es esta que se le ha dado?» (Marcos 6:2).

¿Qué significa andar en sabiduría? El escritor de Proverbios dice: «El que camina en integridad será salvo, pero el de caminos torcidos caerá en una fosa» (Proverbios 28:18, RVA-2015). En la traducción de The Message, continúa diciendo: «Si crees que lo sabes todo, claramente eres un tonto; los verdaderos sobrevivientes aprenden de la sabiduría de los demás» (v.26, MSG).

Es sabio trabajar duro en vez de perseguir fantasías (v.19, NTV): «Trabaja tu jardín y terminarás con mucha comida; juega y anda de fiesta y terminarás con un plato vacío» (v.19, MSG).

La fidelidad es mejor que la actitud de tener «prisa por enriquecerse» (v.20). Es sabio ser generoso: «El tacaño ansía enriquecerse, sin saber que la pobreza lo aguarda. [...] El que ayuda al pobre no conocerá la pobreza; el que le niega su ayuda será maldecido» (vv.22, 27).

A veces la confrontación es necesaria: «… la gente aprecia la crítica sincera mucho más que la adulación» (v.23). Jesús nunca tuvo miedo de la confrontación. «Al final, una reprimenda seria se aprecia mucho más que la adulación servil» (v.23, MSG).

Sigue confiando en el Señor. La persona que confía en el Señor prosperará (v.25b) y «el que actúa con sabiduría se pone a salvo» (v.26b).

Oración

Señor, ayúdame a caminar en sabiduría confiando en Ti.

Nuevo Testamento

1 Pedro 3:1-22

Deberes conyugales

3Así mismo, esposas, sométanse a sus esposos, de modo que si algunos de ellos no creen en la palabra, puedan ser ganados más por el comportamiento de ustedes que por sus palabras, 2 al observar su conducta íntegra y respetuosa. 3 Que la belleza de ustedes no sea la externa, que consiste en adornos tales como peinados ostentosos, joyas de oro y vestidos lujosos. 4 Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Ésta sí que tiene mucho valor delante de Dios. 5 Así se adornaban en tiempos antiguos las santas mujeres que esperaban en Dios, cada una sumisa a su esposo. 6 Tal es el caso de Sara, que obedecía a Abraham y lo llamaba su señor. Ustedes son hijas de ella si hacen el bien y viven sin ningún temor.

7 De igual manera, ustedes esposos, sean comprensivos en su vida conyugal, tratando cada uno a su esposa con respeto, ya que como mujer es más delicada, y ambos son herederos del grato don de la vida. Así nada estorbará las oraciones de ustedes.

Sufriendo por hacer el bien

8 En fin, vivan en armonía los unos con los otros; compartan penas y alegrías, practiquen el amor fraternal, sean compasivos y humildes. 9 No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; más bien, bendigan, porque para esto fueron llamados, para heredar una bendición. 10 En efecto,

    «el que quiera amar la vida
        y gozar de días felices,
    que refrene su lengua de hablar el mal
        y sus labios de proferir engaños;
11 que se aparte del mal y haga el bien;
    que busque la paz y la siga.
12 Porque los ojos del Señor están sobre los justos,
    y sus oídos, atentos a sus oraciones;
    pero el rostro del Señor está contra los que hacen el mal.»

13 Y a ustedes, ¿quién les va a hacer daño si se esfuerzan por hacer el bien? 14 ¡Dichosos si sufren por causa de la justicia! «No teman lo que ellos temen, ni se dejen asustar.» 15 Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. 16 Pero háganlo con gentileza y respeto, manteniendo la conciencia limpia, para que los que hablan mal de la buena conducta de ustedes en Cristo, se avergüencen de sus calumnias. 17 Si es la voluntad de Dios, es preferible sufrir por hacer el bien que por hacer el mal.

18 Porque Cristo murió por los pecados una vez por todas, el justo por los injustos, a fin de llevarlos a ustedes a Dios. Él sufrió la muerte en su cuerpo, pero el Espíritu hizo que volviera a la vida. 19 Por medio del Espíritu fue y predicó a los espíritus encarcelados, 20 que en los tiempos antiguos, en los días de Noé, desobedecieron, cuando Dios esperaba con paciencia mientras se construía el arca. En ella sólo pocas personas, ocho en total, se salvaron mediante el agua, 21 la cual simboliza el bautismo que ahora los salva también a ustedes. El bautismo no consiste en la limpieza del cuerpo, sino en el compromiso de tener una buena conciencia delante de Dios. Esta salvación es posible por la resurrección de Jesucristo, 22 quien subió al cielo y tomó su lugar a la derecha de Dios, y a quien están sometidos los ángeles, las autoridades y los poderes.

Comentario

2. Gana, con o sin palabras

Vivir la vida cristiana es la manera más apropiada de transmitir las buenas noticias a aquellos que viven muy cerca de ti. Esto ciertamente se aplica a tu familia, tus compañeros de trabajo y aquellos con los que vives. A menudo puedes predicar un mejor sermón con tu vida que con tus labios.

Esto es de gran importancia si tu esposo o esposa no es cristiano. Pedro anima a las mujeres cristianas casadas a que si el esposo de alguna de ellas no cree en la palabra, pueda ser conquistado sin palabras, al observar la conducta íntegra y respetuosa de sus vidas (v.2).

Pueden ser indiferentes a cualquier palabra acerca de Dios, pero serán «cautivados por tu vida de santa belleza. Lo que importa no es tu apariencia externa [...] sino tu belleza interior» (vv.3-4, MSG). Hay una belleza más grande que la belleza exterior, «la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Esta sí que tiene mucho valor delante de Dios» (v.4).

La enseñanza de Jesús y de los apóstoles acerca del modo en que deben comportarse los esposos es revolucionaria. En una sociedad donde solo las esposas tenían deberes y solo los esposos tenían derechos, Pedro señala aquí que ambos tienen deberes el uno para con el otro.

Así como Pedro le dice a las esposas que sean «buenas esposas» (v.1, MSG), también le dice a los esposos que sean «buenos esposos» (v.6, MSG). «Hónrelas, deléitese en ellas [...] trátelas, entonces, como iguales para que sus oraciones no sean impedidas» (v.7, MSG). Asegura que los esposos deben ser considerados y mostrar respeto. Tus oraciones no serán efectivas a menos que arregles tu relación (v.7).

¿Cuál es el estilo de vida que persuadirá a los demás sin usar palabras? Se trata de vivir en armonía unos con otros, de un amor comprensivo, de compasión y humildad; donde el mal no se paga con el mal, ni el insulto con el insulto, sino con bendición (vv.8-9): «No represalias. Ningún sarcasmo de lengua venenosa. En su lugar, bendice, ese es tu trabajo, bendecir. Serás una bendición y también recibirás bendición» (v.9, MSG).

Esto implica controlar tu lengua, «refrena tu lengua de hablar el mal» (v.10, NTV). Concéntrate siempre en hablar de manera positiva y veraz. Debes «apártate del mal y ha[cer] el bien. Busca la paz y esfuérzate por mantenerla» (v.11, NTV), lo cual te conducirá a una vida sin temor (v.14), donde Jesús tiene un lugar propio en tu corazón como Señor (v.15).

«Sin palabras» podría ser la mejor forma inicial para ganarte a aquellos que están cerca de ti. Sin embargo, las palabras también son muy importantes. No te avergüences de hablar: «Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. Pero háganlo con gentileza y respeto» (v.15-16a).

La arrogancia y la rudeza rara vez ganan a la gente; tampoco una defensa verbal, necesitas una defensa moral: una conciencia limpia, para que la gente pueda decir aquello que les plazca acerca de ti y que no importe pues Dios conoce la verdad: «Mantén una conciencia limpia ante Dios para que cuando la gente te lance barro, no se te pegue nada» (v.16, MSG).

Como dice Rick Warren: «No puedes controlar las mentiras que la gente pueda hablar de ti, pero puedes controlar la verdad. [...]. Vive para que la gente tenga que inventar cosas para acusarte». La cruz y la resurrección son lo que hacen posible una conciencia clara. Jesús murió por los pecados, de una vez por todas... para llevarte a Dios (v.18).

Esto es lo que simboliza el bautismo «… no consiste en la limpieza del cuerpo, sino en el compromiso de tener una buena conciencia delante de Dios» (v.21).

Oración

Señor, ayúdame a vivir con la conciencia tranquila.

Antiguo Testamento

Ezequiel 45:1-46:24

División de la tierra

45» ”Cuando por sorteo se repartan la tierra como herencia, deberán reservar una porción de terreno, la cual será consagrada al Señor. Esta porción santa será de doce mil quinientos metros de largo por diez mil de ancho. Todo este territorio será santo. 2 De allí se adjudicará para el santuario un terreno cuadrado de doscientos cincuenta metros por lado. Además, alrededor de ese terreno se reservará un espacio libre de veinticinco metros de ancho. 3 En esa sección reservada apartarás una parcela de doce mil quinientos metros de largo por cinco mil de ancho, donde estará el santuario, el Lugar Santísimo. 4 Ésta será la porción santa de tierra para los sacerdotes que sirven en el santuario y que se acercan para servir al Señor. Allí construirán sus casas, y también el santuario del Señor. 5 Además, a los levitas que sirven en el templo se les adjudicará un espacio de doce mil quinientos metros de largo por cinco mil de ancho, para que tengan ciudades donde vivir. 6 Y como territorio para la ciudad se asignará, junto a la sección reservada para el santuario, un espacio de dos mil quinientos metros de ancho por doce mil quinientos de largo. Este terreno pertenecerá a todo el pueblo de Israel.

7 » ”Al príncipe se le asignará una porción de tierra a ambos lados de la sección reservada para el santuario y de la sección reservada para la ciudad. Por el lado oeste se extenderá hacia el oeste, y hacia el este por el lado oriental. Su longitud de este a oeste será igual a la de los terrenos asignados a una de las tribus. 8 Esta tierra será su posesión en Israel; así mis príncipes no volverán a oprimir a mi pueblo, sino que dejarán que las tribus de Israel ocupen la tierra.

9 » ”Así dice el Señor omnipotente: ¡Basta ya, príncipes de Israel! ¡Abandonen la violencia y la explotación! ¡Practiquen el derecho y la justicia! ¡Dejen de extorsionar a mi pueblo! Lo afirma el Señor. 10 ¡Usen balanzas justas, y pesas y medidas exactas! 11 Para sólidos y líquidos usarán la misma unidad de medida. El jómer de doscientos veinte litros servirá de patrón. Un bato de líquido será igual a una décima de jómer, y un efa de granos será igual a una décima de jómer. 12 En cuanto a las medidas de peso: una mina será igual a veinte siclos, y un siclo será igual a veinte guerás.

13 » ”Ésta es la ofrenda especial que presentarán: por cada jómer de trigo, la sexta parte de un efa ; por cada jómer de cebada, la sexta parte de un efa. 14 La medida para el aceite es la siguiente: por cada coro, la décima parte de un bato ; esto equivale a diez batos, y también a un jómer, ya que diez batos equivalen a un jómer.

15 » ”En cuanto a las ovejas, se tomará una de cada doscientas de los rebaños que pastan en las mejores praderas de Israel. Éstas se usarán para las ofrendas de cereales, el holocausto y el sacrificio de comunión, a fin de hacer expiación por ellos —afirma el Señor —. 16 Todo el pueblo estará obligado a contribuir para esta ofrenda especial del príncipe de Israel. 17 Pero en las fiestas, lunas nuevas y sábados, y en todas las fiestas señaladas en el pueblo de Israel, al príncipe le corresponderá proveer los holocaustos, las ofrendas de cereales y las libaciones. Deberá también proveer la ofrenda por el pecado, las ofrendas de cereales, el holocausto y los sacrificios de comunión, para hacer expiación por los pecados de Israel.

18 » ”Así dice el Señor omnipotente: El día primero del mes primero tomarás un ternero sin defecto y lo ofrecerás como sacrificio para purificar de pecado al templo. 19 De la ofrenda por el pecado el sacerdote tomará un poco de sangre y la pondrá sobre los postes de la puerta del templo, en las cuatro esquinas del zócalo superior del altar, y en los postes de la puerta del atrio interior. 20 Lo mismo harás el día siete del mes con todo el que haya pecado sin intención o por ignorancia. Así el templo quedará purificado.

21 » ”El día catorce del mes primero deberás celebrar la fiesta de la Pascua. Durante siete días comerás pan sin levadura. 22 Ese día el príncipe deberá ofrecer un ternero como sacrificio por su pecado y el de todo el pueblo. 23 Y cada día, durante los siete días de la fiesta, el príncipe deberá ofrecer en holocausto al Señor siete terneros y siete carneros sin defecto. Además, cada día ofrecerá un macho cabrío como sacrificio por el pecado. 24 También ofrecerá, como ofrenda de cereal, un efa por cada ternero, un efa por cada carnero, y un hin de aceite por cada efa.

25 » ”Durante los siete días de la fiesta, que comienza el día quince del mes séptimo, el príncipe deberá proveer lo mismo para el sacrificio por el pecado, el holocausto y las ofrendas de cereales y de aceite.

46» ”Así dice el Señor omnipotente: La puerta oriental del atrio interior permanecerá cerrada durante los días laborables, pero se abrirá los sábados y los días de luna nueva. 2 El príncipe entrará por el vestíbulo de la puerta, y se detendrá junto a uno de los postes de la puerta; entonces los sacerdotes ofrecerán sus holocaustos y sus sacrificios de comunión. El príncipe adorará junto al umbral de la puerta, y luego saldrá; la puerta, sin embargo, no se cerrará hasta el atardecer.

3 » ”Los sábados y los días de luna nueva el pueblo de esta tierra adorará en presencia del Señor, frente a la misma puerta. 4 El holocausto que el príncipe ofrecerá al Señor el día sábado será de seis corderos y un carnero, todos ellos sin defecto alguno. 5 La ofrenda de cereales será de un efa por carnero, y por los corderos, lo que pueda darse; por cada efa deberá ofrecer un hin de aceite. 6 En el día de luna nueva deberá ofrecer un ternero, seis corderos y un carnero, todos ellos sin defecto alguno. 7 Por el ternero ofrecerá una ofrenda de cereales de un efa, y lo mismo por el carnero. Por los corderos, la ofrenda de cereales será según lo que pueda darse, y por cada efa deberá ofrecer un hin de aceite.

8 » ”Cuando el príncipe entre, lo hará por el vestíbulo de la puerta, y saldrá por el mismo lugar. 9 Pero cuando el pueblo se presente delante del Señor durante las fiestas señaladas, el que entre para adorar por la puerta del norte saldrá por la puerta del sur; así mismo, el que entre por la puerta del sur saldrá por la puerta del norte. Nadie saldrá por la misma puerta por la que entró, sino que siempre saldrá por la de enfrente. 10 Y cuando entren y cuando salgan, el príncipe deberá estar entre ellos. 11 En los festivales y en las fiestas señaladas, la ofrenda de cereales será de un efa por cada ternero y lo mismo por cada carnero. Por los corderos será según lo que pueda darse, y por cada efa deberá ofrecerse un hin de aceite.

12 » ”Y cuando el príncipe presente una ofrenda voluntaria al Señor, ya sea un holocausto o un sacrificio de comunión, se le abrirá la puerta oriental, y ofrecerá su holocausto o su sacrificio de comunión de la misma manera que lo hace el día sábado. Luego saldrá, y tras él cerrarán la puerta.

13 » ”Todas las mañanas ofrecerás, en holocausto al Señor, un cordero de un año sin defecto. 14 De la misma manera, ofrecerás cada mañana una ofrenda de cereales. Será de una sexta parte de un efa, con una tercera parte de un hin de aceite para humedecer la harina. Ésta será una ofrenda al Señor, que se presentará siempre, por ordenanza perpetua. 15 Por lo tanto, cada mañana se ofrecerán, como holocausto perpetuo, el cordero, la ofrenda de cereales y la ofrenda de aceite.

16 » ”Así dice el Señor omnipotente: Si el príncipe le regala a alguno de sus hijos parte de su herencia, ese regalo le pertenecerá a sus descendientes, pues es su herencia. 17 Pero si le regala parte de su herencia a alguno de sus siervos, ésta sólo le pertenecerá al siervo hasta el año del jubileo, después de lo cual el siervo se la devolverá al príncipe. La herencia del príncipe es patrimonio de sus descendientes. 18 El príncipe no se apoderará de la herencia del pueblo, ni lo privará de lo que le pertenece. A sus hijos les dará solamente lo que sea parte de su propiedad personal; así en mi pueblo nadie quedará despojado de su propiedad.” »

19 Luego el hombre me llevó a la entrada que estaba al lado de la puerta, a las habitaciones que dan al norte y que estaban consagradas para los sacerdotes. Desde allí me mostró un espacio en el fondo, al lado oeste. 20 Y me dijo: «Éste es el lugar donde los sacerdotes hervirán la carne de los animales ofrecidos en sacrificio por la culpa o por el pecado. También aquí se cocerán las ofrendas de cereales. Esto es para que no tengan que sacarlas al atrio exterior, pues el pueblo podría entrar en contacto con los objetos sagrados.»

21 Entonces me llevó al atrio exterior y me hizo pasar por los cuatro ángulos del atrio. Vi que en cada ángulo había un pequeño atrio. 22 En los cuatro ángulos del atrio había atrios cercados, todos del mismo tamaño, de veinte metros de largo por quince de ancho. 23 Alrededor de los cuatro atrios había un muro, y en todo el derredor de la parte baja del muro había unos fogones. 24 Entonces me dijo: «Éstas son las cocinas donde los servidores del templo hervirán los animales para los sacrificios del pueblo.»

Comentario

3. Adora en el camino del Señor

En su visión, Ezequiel ve «una porción de terreno, […] consagrada al Señor (45:1). Toda el territorio era sagrado (v.1), e incluía un santuario donde los sacerdotes servían al Señor (vv.2-4), y la tierra para los levitas, príncipes y todo el pueblo. Es una visión de un pueblo en paz consigo mismo, en el cual todas las diferentes secciones y niveles de la sociedad viven de forma armónica y equitativa entre sí.

Pero no es solo un lugar donde las personas viven bien juntas, es además un lugar donde «el pueblo de esta tierra adorará en presencia del Señor» (46:3). La armonía entre las personas proviene de Dios y en el corazón de todo está la adoración.

Se requieren dos cosas para adorar en el camino del Señor. Lo primero es el arrepentimiento; el mensaje de Dios a los líderes (los «príncipes de Israel») es: «¡Dejen de extorsionar a mi pueblo! Lo afirma el Señor. ¡Usen balanzas justas, y pesas y medidas exactas!» (45:9-10).

Lo segunda es la expiación (vv.15,17). La «Pascua» simboliza que Dios no toma en cuenta tu pecado debido al sacrificio de Jesús. Se puso sangre en los dinteles de las puertas prefigurando la sangre de Cristo.

El número siete es el número perfecto: «… el día siete […]. Durante siete días […], durante los siete días de la fiesta, el príncipe deberá ofrecer en holocausto al Señor siete terneros y siete carneros sin defecto. […]. Durante los siete días de la fiesta» (vv.20,21,23,25).

Esto señala al único sacrificio perfecto y expiación necesaria de Jesucristo para ti, el cual te permite entrar en la presencia del Señor y vivir una vida de adoración.

Camina en el camino de la cruz y la resurrección de Jesús. Vive una vida que permita ganar a la gente. Mantén tu conciencia limpia y vive sin miedo. Sigue el ejemplo perfecto de Jesús y tu vida será un ejemplo para los demás.

Oración

Señor, gracias por haber muerto —el justo por los injustos—, para llevarme a Dios. Ayúdame a vivir una vida de adoración, siguiendo tu ejemplo perfecto.

Añadidos de Pippa

Pippa añade

1 Pedro 3:6

«Sara, que obedecía a Abraham y lo llamaba su señor».

En un par de ocasiones, le he dicho a Nicky «señor» pero solo por error. ¡Le he llamado «papito» y posiblemente «mami» además de muchas otras cosas!

Versículo del día

1 Pedro 3:15

'Honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes.'
reader

App

Enjoy reading or listening to the Bible in one year on your iPhone or Android device.

reader

Email

Receive a daily email with a fresh devotion straight in your inbox.

Sign up now
reader

Website

Far from your mobile device? You can read the daily devotion right here on this website.

References

Notas:

Escritura marcada (MSG) es tomada de la traducción bíblica The Message, no está traducida al español, se parafrasea.

John C Maxwell, Desarrolle el líder que está en usted, (Editorial Caribe, 1996) p.38.

Foto con licencia del papa Francisco © 1985 - 2015 epa european pressphoto agency b.v.

John C Maxwell, Developing the Leader Within You, (Thomas Nelson Publishing, 2012) p.38.

Unless otherwise stated, Scripture quotations taken from the Holy Bible, New International Version Anglicised, Copyright © 1979, 1984, 2011 Biblica, formerly International Bible Society. Used by permission of Hodder & Stoughton Publishers, an Hachette UK company. All rights reserved. ‘NIV’ is a registered trademark of Biblica. UK trademark number 1448790.

Scripture quotations marked (AMP) taken from the Amplified® Bible, Copyright © 1954, 1958, 1962, 1964, 1965, 1987 by The Lockman Foundation. Used by permission. (www.Lockman.org)

Scripture marked (MSG) taken from The Message. Copyright © 1993, 1994, 1995, 1996, 2000, 2001, 2002. Used by permission of NavPress Publishing Group.

Notes

‘Eighty-nine per cent of what people learn comes through visual stimulation; ten per cent through audible stimulation and one per cent through other senses ... What they hear they understand. What they see they believe!’ (John Maxwell, ‘Developing the Leader Within You’, p.38)

Change Language

This website stores data such as cookies to enable necessary site functionality and analytics. Find out more