Día 324

Puedes resistir al mal

Sabiduría Proverbios 28:7-17
Nuevo Testamento Santiago 4:1-17
Antiguo Testamento Ezequiel 38:1-39:29

Introducción

Recientemente, con el surgimiento de Daesh, los líderes mundiales han hablado mucho sobre derrotar al mal; pero, como señaló un escritor del periódico The Guardian: «La retórica de ellos revela un fracaso a la hora de aceptar que la crueldad y el conflicto son rasgos humanos básicos». Como dijo Albert Einstein: «No le temo al poder explosivo de la bomba atómica, le temo al poder explosivo del mal en el corazón humano».

¿Por qué hay tanto mal en el mundo? ¿Por qué se da esta batalla contra el mal en nuestra propia vida? ¿Cómo puedes resistir al demonio? ¿Qué pasará con el demonio al final de los tiempos?

Sabiduría

Proverbios 28:7-17

7 El hijo entendido se sujeta a la ley;
    el derrochador deshonra a su padre.

8 El que amasa riquezas mediante la usura
    las acumula para el que se compadece de los pobres.

9 Dios aborrece hasta la oración
    del que se niega a obedecer la ley.

10 El que lleva a los justos por el mal camino,
    caerá en su propia trampa;
    pero los íntegros heredarán el bien.

11 El rico se las da de sabio;
    el pobre pero inteligente lo desenmascara.

12 Cuando los justos triunfan, se hace gran fiesta;
    cuando los impíos se imponen, todo el mundo se esconde.

13 Quien encubre su pecado jamás prospera;
    quien lo confiesa y lo deja, halla perdón.

14 ¡Dichoso el que siempre teme al Señor!
    Pero el obstinado caerá en la desgracia.

15 Un león rugiente, un oso hambriento,
    es el gobernante malvado que oprime a los pobres.

16 El gobernante falto de juicio es terrible opresor;
    el que odia las riquezas prolonga su vida.

17 El que es perseguido por homicidio
    será un fugitivo hasta la muerte.
    ¡Que nadie le brinde su apoyo!

Comentario

1. Confiesa y abandona el mal

Aquí está la respuesta al mal en nuestras propias vidas: «Los que encubren sus pecados no prosperarán, pero si los confiesan y los abandonan, recibirán misericordia» (v.13).

El escritor de Proverbios habla de los diferentes tipos de mal: el homicidio (v.17), llevar a los justos por el mal camino (v.10), negarse a obedecer la ley (v.9), cobrar intereses altos (v.8, NTV) y la obstinación (v.14).

También habla de los gobernantes malvados: «Cuando los justos triunfan, se hace gran fiesta; cuando los impíos se imponen, todo el mundo se esconde» (v.12). «Un gobernante sin entendimiento oprimirá a su pueblo» (v.16a, NTV). Esto lo hemos visto por ejemplo en los últimos años en Siria, Libia, Iraq, Zimbabue, Corea del Norte, Sudán y así sucesivamente. Un buen liderazgo es importantísimo.

Nos dice que un líder malvado es: «Un león rugiente, un oso hambriento» gobernando sobre un pueblo indefenso (v.15). El apóstol Pedro describió al demonio como un «león rugiente, buscando a quién devorar» (1 Pedro 5:8).

Cuando confiesas tus pecados, Dios te ofrece misericordia. En palabras de The Message: «No puedes encubrir tus pecados y permanecer en ellos; al admitirlos y abandonarlos es cuando alcanzas misericordia» (Proverbios 28:13, MSG). O como dice San Juan: «Si confesamos nuestros pecados, Dios, es fiel y justo y nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad» (1 Juan 1:9).

Oración

Señor, gracias por la maravillosa promesa de que encuentro misericordia cuando confieso mis pecados y los abandono.

Nuevo Testamento

Santiago 4:1-17

Sométanse a Dios

4¿De dónde surgen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No es precisamente de las pasiones que luchan dentro de ustedes mismos? 2 Desean algo y no lo consiguen. Matan y sienten envidia, y no pueden obtener lo que quieren. Riñen y se hacen la guerra. No tienen, porque no piden. 3 Y cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones.

4 ¡Oh gente adúltera! ¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios. 5 ¿O creen que la Escritura dice en vano que Dios ama celosamente al espíritu que hizo morar en nosotros? 6 Pero él nos da mayor ayuda con su gracia. Por eso dice la Escritura:

    «Dios se opone a los orgullosos,
        pero da gracia a los humildes.»

7 Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes. 8 Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Pecadores, límpiense las manos! ¡Ustedes los inconstantes, purifiquen su corazón! 9 Reconozcan sus miserias, lloren y laméntense. Que su risa se convierta en llanto, y su alegría en tristeza. 10 Humíllense delante del Señor, y él los exaltará.

11 Hermanos, no hablen mal unos de otros. Si alguien habla mal de su hermano, o lo juzga, habla mal de la ley y la juzga. Y si juzgas la ley, ya no eres cumplidor de la ley, sino su juez. 12 No hay más que un solo legislador y juez, aquel que puede salvar y destruir. Tú, en cambio, ¿quién eres para juzgar a tu prójimo?

Alarde sobre el mañana

13 Ahora escuchen esto, ustedes que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, pasaremos allí un año, haremos negocios y ganaremos dinero.» 14 ¡Y eso que ni siquiera saben qué sucederá mañana! ¿Qué es su vida? Ustedes son como la niebla, que aparece por un momento y luego se desvanece. 15 Más bien, debieran decir: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.» 16 Pero ahora se jactan en sus fanfarronerías. Toda esta jactancia es mala. 17 Así que comete pecado todo el que sabe hacer el bien y no lo hace.

Comentario

2. Resiste al demonio

¿Por qué hay tanta división en el mundo? En la versión de The Message, Santiago nos da una respuesta incómoda: «¿De dónde crees que proceden todas estas terribles guerras y disputas? ¿Crees que simplemente suceden? Piensa otra vez. Provienen pues de ustedes que quieren su propio camino, y luchan por ello profundamente dentro de ustedes mismos» (v.1, MSG). La Biblia reconoce las fuentes humanas del mal, pero también apunta a una fuente más profunda.

Todos los seres humanos tienen malas tendencias. Este capítulo se centra en el campo de batalla clave en la lucha contra el mal: nosotros mismos. El mal debe ser resistido. ¿Cómo puedes ganar esta batalla?

El primer problema que Santiago identifica es que cuando queremos algo, salimos y luchamos por ello, en vez de preguntarle a Dios: «Desean lo que no tienen, entonces traman y hasta matan para conseguirlo. Envidian lo que otros tienen, pero no pueden obtenerlo, por eso luchan y les hacen la guerra para quitárselo» (v.2, NTV).

El atractivo de los placeres de este mundo es muy fuerte, pero Dios quiere que le seas fiel. Cuando vamos tras los placeres de este mundo, nos hacemos adúlteros en nuestra relación con Dios: «… y si se lo piden, no lo reciben porque lo piden mal, pues lo quieren para gastarlo en sus placeres» (v.3, DHH) .

Continúa diciendo: «¡Adúlteros! ¿No se dan cuenta de que la amistad con el mundo los convierte en enemigos de Dios? Lo repito: si alguien quiere ser amigo del mundo, se hace enemigo de Dios» (v.4, NTV). Eso molesta al Espíritu Santo: «¿O creen que la Escritura dice en vano que Dios ama celosamente al espíritu que hizo morar en nosotros?» (V.5). Cuando vamos tras otros dioses afligimos al Espíritu Santo.

También es posible pecar por no hacer algo. El pecado no es solo hacer lo que sabemos que está mal, sino también no hacer lo que sabemos que es correcto: «Recuerden que es pecado saber lo que se debe hacer y luego no hacerlo» (v.17, NTV).

No puedes vencer el mal por tu propia cuenta. Sin embargo, he aquí lo más extraordinario: «Nos da mayor ayuda con su gracia» (v.6a). Dios no te condena. «Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes» (v.6b): te da mayor gracia para vencer al mal.

Sométete con humildad a Dios: «Resistan al diablo, y él huirá de ustedes. Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes» (vv.7-8a). Estas son promesas maravillosas que vale la pena aprenderse de memoria. «Grita un fuerte no al demonio y mira cómo corre. Di un suave a Dios y él estará allí inmediatamente» (v.7-8a, MSG).

¿Cómo lo haces? Santiago continúa explicando, «Lávense las manos, pecadores» (v.8, NTV). No es bueno pensar que puedes vivir una vida santa y conservar un poco de pecado en tu vida. «Purifica tu vida interior. Deja de jugar en ambos equipos [...]. Ponte de rodillas ante el Maestro». Dios no nos deja allí. ¡Ponernos de rodillas es la manera de ponernos de pie de nuevo! (vv.8b -10, MSG).

Al reconocer nuestras propias deficiencias, nos damos cuenta de que no estamos en posición de juzgar a ninguna otra persona; la mejor manera de olvidar las faltas de los demás es recordar las nuestras. Al ser nosotros mismos transgresores de la ley, ¿quiénes somos nosotros para juzgar a otras personas (v.11)? Solo hay uno competente para ser el Juez: «… aquel que puede salvar y destruir. Tú, en cambio, ¿quién eres para juzgar a tu prójimo?» (v.12).

Otro mal es la prepotencia, hacer «alarde de sus propios planes pretenciosos» (v.16, NTV). Nosotros «anunciamos con impaciencia: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, pasaremos allí un año, haremos negocios y ganaremos dinero» (v.13).

Es bueno planificar el futuro, pero, a fin de cuentas, «¡… ni siquiera saben qué sucederá mañana!» (v.14). Eres totalmente dependiente de Dios. «Más bien, debieran decir: “Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello”». (vv.15). La expresión «Si el Señor quiere» no debe ser una formalidad. Más bien, debe expresar la realidad de un corazón que reconoce que Dios tiene el control en última instancia, y no tú. La oración de tu corazón debe ser: «Hágase Tu voluntad».

Oración

Señor, perdona nuestros pecados así como nosotros perdonamos a los que pecan contra nosotros. No nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del maligno.

Antiguo Testamento

Ezequiel 38:1-39:29

Profecía contra Gog

38El Señor me dirigió la palabra: 2 «Hijo de hombre, encara a Gog, de la tierra de Magog, príncipe soberano de Mésec y Tubal. Profetiza contra él 3 y adviértele que así dice el Señor omnipotente: “Yo estoy contra ti, Gog, príncipe supremo de Mésec y Tubal. 4 Te haré volver, te pondré garfios en la boca y te sacaré con todo tu ejército, caballos y jinetes. Todos ellos están bien armados; son una multitud enorme, con escudos y broqueles; todos ellos empuñan la espada. 5 Con ellos están Persia, Etiopía y Fut, todos ellos armados con escudos y yelmos. 6 Gómer también está allí, con todas sus tropas, y también Bet Togarma, desde el lejano norte, con todas sus tropas y muchos ejércitos que son tus aliados.

7 » ”Prepárate, manténte alerta, tú y toda la multitud que está reunida a tu alrededor; ponlos bajo tu mando. 8 Al cabo de muchos días se te encomendará una misión. Después de muchos años invadirás un país que se ha recuperado de la guerra, una nación que durante mucho tiempo estuvo en ruinas, pero que ha sido reunido de entre los muchos pueblos en los montes de Israel. Ha sido sacado de entre las naciones, y ahora vive confiado. 9 Pero tú lo invadirás como un huracán. Tú, con todas tus tropas y todos tus aliados, serás como un nubarrón que cubrirá la tierra.

10 » ”Así dice el Señor omnipotente: En aquel día harás proyectos, y maquinarás un plan perverso. 11 Y dirás: ‘Invadiré a un país indefenso; atacaré a un pueblo pacífico que habita confiado en ciudades sin muros, puertas y cerrojos. 12 Lo saquearé y me llevaré el botín; atacaré a las ciudades reconstruidas de entre las ruinas, al pueblo reunido allí de entre las naciones; es un pueblo rico en ganado y posesiones, que se cree el centro del mundo.’ 13 La gente de Sabá y Dedán, y los comerciantes de Tarsis y todos sus potentados, te preguntarán: ‘¿A qué vienes? ¿A despojarnos de todo lo nuestro? ¿Para eso reuniste a tus tropas? ¿Para quitarnos la plata y el oro, y llevarte nuestros ganados y posesiones? ¿Para alzarte con un enorme botín?’”

14 »Por eso, hijo de hombre, profetiza contra Gog y adviértele que así dice el Señor omnipotente: “En aquel día, ¿acaso no te enterarás de que mi pueblo Israel vive confiado? 15 Vendrás desde el lejano norte, desde el lugar donde habitas, junto con otros pueblos numerosos. Todos ellos vendrán montados a caballo, y serán una gran multitud, un ejército poderoso. 16 En los últimos días atacarás a mi pueblo Israel, y como un nubarrón cubrirás el país. Yo haré que tú, Gog, vengas contra mi tierra, para que las naciones me conozcan y para que, por medio de ti, mi santidad se manifieste ante todos ellos.

17 » ”Así dice el Señor omnipotente: A ti me refería yo cuando en tiempos pasados hablé por medio de mis siervos, los profetas de Israel. En aquel tiempo, y durante años, ellos profetizaron que yo te haría venir contra los israelitas. 18 Pero el día en que Gog invada a Israel, mi ira se encenderá con furor. Lo afirma el Señor omnipotente. 19 En el ardor de mi ira, declaro que en aquel momento habrá un gran terremoto en la tierra de Israel. 20 Ante mí temblarán los peces del mar, las aves del cielo, las bestias del campo, los reptiles que se arrastran, y toda la gente que hay sobre la faz de la tierra. Se derrumbarán los montes, se desplomarán las pendientes escarpadas, y todos los muros se vendrán abajo. 21 En todos los montes convocaré a la guerra contra Gog, y la espada de cada cual se volverá contra su prójimo —afirma el Señor —. 22 Yo juzgaré a Gog con peste y con sangre; sobre él y sobre sus tropas, lo mismo que sobre todas sus naciones aliadas, haré caer lluvias torrenciales, granizo, fuego y azufre. 23 De esta manera mostraré mi grandeza y mi santidad, y me daré a conocer ante muchas naciones. Entonces sabrán que yo soy el Señor.”

Derrota de Gog

39»Hijo de hombre, profetiza contra Gog y adviértele que así dice el Señor omnipotente: “Yo estoy contra ti, Gog, príncipe soberano de Mésec y Tubal. 2 Te haré volver y te arrastraré; te haré salir del lejano norte, y te haré venir contra los montes de Israel. 3 Quebraré el arco que llevas en la mano izquierda, y arrojaré a la basura las flechas que llevas en la mano derecha. 4 Caerás sobre los montes de Israel, junto con tus tropas y las naciones que te acompañan. Te arrojaré a las aves de rapiña y a las fieras salvajes para que te devoren. 5-6 Y caerás en campo abierto, porque yo lo he dicho. Y enviaré fuego sobre Magog y sobre los que confiados habitan en las costas. Entonces sabrán que yo soy el Señor. Yo, el Señor omnipotente, lo afirmo.

7 » ”Y me daré a conocer en medio de mi pueblo Israel. Ya no permitiré que mi santonombre sea profanado; las naciones sabrán que yo soy el Señor, el santo de Israel. 8 Todo esto se acerca, y está a punto de suceder. Éste es el día del que he hablado. Yo, el Señor, lo afirmo.

9 » ”Entonces los habitantes de las ciudades de Israel saldrán y prenderán una hoguera, y allí quemarán sus armas: escudos y broqueles, arcos y flechas, mazas y lanzas. ¡Tendrán suficiente leña para hacer fuego durante siete años! 10 No tendrán que ir a buscar leña al monte, ni tendrán que cortarla de los bosques, porque la leña que usarán serán sus propias armas. Además, saquearán a sus saqueadores y despojarán a sus despojadores. Lo afirma el Señor.

11 » ”En aquel día abriré en Israel, en el valle de los Viajeros, frente al mar, una tumba para Gog. Ese lugar le cortará el paso a los viajeros. Allí enterrarán a Gog y a todo su ejército, y lo llamarán Valle del ejército de Gog. 12 Para enterrarlos, y purificar así el país, los israelitas necesitarán siete meses. 13 Toda la gente del país los enterrará. Y el día en que yo me glorifique será para ellos un día memorable. Yo, el Señor omnipotente, lo afirmo.

14 » ”Al cabo de esos siete meses, elegirán hombres que se encarguen de recorrer el país, y junto con otros enterrarán a los que aún queden sobre la tierra, y así purificarán al país. 15 Cuando al recorrer el país uno de estos hombres encuentre algún hueso humano, colocará a su lado una señal, hasta que los enterradores lo sepulten en el Valle del ejército de Gog. 16 De esa manera purificarán al país. También allí habrá una ciudad llamada ‘El ejército’.”

17 »Hijo de hombre, así dice el Señor omnipotente: Diles a todas las aves del cielo, y a todas las fieras, que se reúnan de todos los alrededores y vengan al sacrificio que les ofrezco, un gran sacrificio sobre los montes de Israel. Allí comerán carne y beberán sangre: 18 carne de poderosos guerreros, sangre de los príncipes de la tierra, como si fuera de carneros o corderos, de chivos o becerros, todos ellos engordados en Basán. 19 Del sacrificio que voy a preparar, comerán grasa hasta hastiarse y beberán sangre hasta emborracharse. 20 En mi mesa se hartarán de caballos y de jinetes, de guerreros valientes y de toda clase de soldados. Yo, el Señor, lo afirmo.

21 »Yo manifestaré mi gloria entre las naciones. Todas ellas verán cómo los he juzgado y castigado. 22 Y a partir de ese día, los israelitas sabrán que yo soy el Señor su Dios. 23 Y sabrán las naciones que el pueblo de Israel fue al exilio por causa de sus iniquidades, y porque me fueron infieles. Por eso les di la espalda y los entregué en manos de sus enemigos, y todos ellos cayeron a filo de espada. 24 Los traté conforme a sus impurezas y rebeliones, y les volví la espalda.

25 »Por eso, así dice el Señor omnipotente: Ahora voy a cambiar la suerte de Jacob. Tendré compasión de todo el pueblo de Israel, y celaré el prestigio de mi santo nombre. 26 Cuando habiten tranquilos en su tierra, sin que nadie los perturbe, olvidarán su vergüenza y todas las infidelidades que cometieron contra mí. 27 Cuando yo los haga volver de entre las naciones, y los reúna de entre los pueblos enemigos, en presencia de muchas naciones y por medio de ellos manifestaré mi santidad. 28 Entonces sabrán que yo soy el Señor su Dios, quien los envió al exilio entre las naciones, pero que después volví a reunirlos en su propia tierra, sin dejar a nadie atrás. 29 Ya no volveré a darles la espalda, pues derramaré mi Espíritu sobre Israel. Yo, el Señor, lo afirmo.»

Comentario

3. Confía en el triunfo del bien

El mal no tendrá la última palabra; la buena voluntad finalmente triunfará. Dios es soberano. Como dijo san Tomás de Aquino: «Dios es tan poderoso que puede orientar cualquier mal hacia un buen fin».

Ezequiel profetiza «Gog, de la tierra de Magog, […]: “Yo estoy contra ti…”» (38:2-3). Las identidades de Gog y Magog parecen ser deliberadamente misteriosas, pero Ezequiel las usa para representar a los enemigos arquetípicos que «maquina[n] un plan perverso» contra el pueblo de Dios (v.10).

Esta identificación se hace más clara en el libro de Apocalipsis (Apocalipsis 19:11–20:10), que describe el fin del mundo y la destrucción de Satanás. Gog y Magog se identifican con Satanás, y son utilizadas para representar a todas las fuerzas del mal y la gente de la tierra. El mensaje de Apocalipsis y Ezequiel es claro: ¡Dios gana!

Este es esencialmente un mensaje de esperanza. Dios dice: «Yo juzgaré a [Satanás] […]. De esta manera mostraré mi grandeza y mi santidad, y me daré a conocer ante muchas naciones. Entonces sabrán que yo soy el Señor» (Ezequiel 38:22-23).

El contexto en Ezequiel es que el pueblo fue exiliado porque fueron infieles a Dios. Así que el Señor ocultó Su rostro de ellos y los entregó a sus enemigos (39:23-24). Ahora promete que llegará el día en que vencerá al mal (vv.4-5). Dios será glorificado: «Y el día en que yo me glorifique será para ellos un día memorable» (v.13).

Promete que tendrá compasión de ellos: «¡Tendré misericordia de todo Israel, […]! Cuando los haga regresar de las tierras de sus enemigos, mostraré mi santidad en medio de ellos para que la vean todas las naciones. […]. Nunca más esconderé mi rostro de ellos, pues derramaré mi Espíritu sobre el pueblo de Israel» (vv.25-29, NTV).

Estas son promesas asombrosas. Satanás es un enemigo derrotado; le llegará su final. Puedes comenzar a experimentar esa victoria ahora mismo.

Oración

Señor, gracias porque los poderes del mal han sido derrotados. Oro para que haya un gran derramamiento de tu Espíritu y que todos sepan que Tú eres el Señor nuestro Dios.

Añadidos de Pippa

Pippa añade

Santiago 4:7-8

«Resistan al diablo, y él huirá de ustedes. Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes».

Estos son unos versículos poderosos que he recitado muchas veces cuando me he sentido bajo ataque por miedo o desánimo

Versículo del día

Santiago 4:7-8

'Sí que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes. Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Pecadores, límpiense las manos! ¡Ustedes los inconstantes, purifiquen su corazón!'
reader

App

Enjoy reading or listening to the Bible in one year on your iPhone or Android device.

reader

Email

Receive a daily email with a fresh devotion straight in your inbox.

Sign up now
reader

Website

Far from your mobile device? You can read the daily devotion right here on this website.

References

Notas:

Escritura marcada (MSG) es tomada de la traducción bíblica The Message, no está traducida al español, se parafrasea.

Albert Einstein, cited in Edythe Draper, Draper's Book of Quotations for the Christian World, (Tyndale House Pub, 1992) P.185. Se parafrasea

John Gray, ‘The truth about evil’, The Guardian, (21 October 2014). http://www.theguardian.com/news/2014/oct/21/-sp-the-truth-about-evil-john-gray [last accessed November 2015]. No está en español.

Unless otherwise stated, Scripture quotations taken from the Holy Bible, New International Version Anglicised, Copyright © 1979, 1984, 2011 Biblica, formerly International Bible Society. Used by permission of Hodder & Stoughton Publishers, an Hachette UK company. All rights reserved. ‘NIV’ is a registered trademark of Biblica. UK trademark number 1448790.

Scripture quotations marked (AMP) taken from the Amplified® Bible, Copyright © 1954, 1958, 1962, 1964, 1965, 1987 by The Lockman Foundation. Used by permission. (www.Lockman.org)

Scripture marked (MSG) taken from The Message. Copyright © 1993, 1994, 1995, 1996, 2000, 2001, 2002. Used by permission of NavPress Publishing Group.

Comments for 2011:

Joseph Conrad quote from Mark Knight comments

Notes for 2012

‘The existence of evil here below, far from disproving the reality of God, is the very thing that reveals him in his truth.’ (Simone Weil in Draper’s Book of Quotations for the Christian World, 3398 p.186)

‘I do not fear the explosive power of the atom bomb. What I fear is the explosive power of evil in the human heart.’ (Albert Einstein, Draper 3376 p.185)

Abraham Heschel wrote, ‘Indifference to evil is more insidious than evil itself; it is more universal, more contagious, more dangerous.’ (Abraham J. Heschel, Draper 3379 p.185)

‘Evil is that which God does not will.’ (Emil Brunner, Draper 3361 p.184)

‘Evil unchecked grows, evil tolerated poisons the whole system.’ (Jawaharlal Nehru, Draper 3368 p.184)

‘Evil often triumphs, but never conquers.’ (Joseph Roux, Draper 3366 p.185)

‘Of two evils, choose neither.’ (C.H. Spurgeon, Draper 3390 p.185)

‘To ignore evil is to become an accomplice to it.’ (Martin Luther King, Draper 3341, p.184)

Change Language

This website stores data such as cookies to enable necessary site functionality and analytics. Find out more