Día 285

Atrévete a ser diferente

Sabiduría Salmos 119:17-24
Nuevo Testamento 1 Tesalonicenses 5:1-28
Antiguo Testamento Jeremías 25:15-26:24

Introducción

En una ocasión tuve el privilegio de entrevistar al pastor Youcef Nadarkhani, quien se hizo cristiano a los diecinueve años. Prosiguió su camino hasta ordenarse como pastor y liderar una iglesia en Irán. Ahora tiene treinta y ocho años, está casado y tiene dos hijos pequeños.

En 2010 fue arrestado y sentenciado a muerte por «apostasía» (convertirse al cristianismo viniendo del Islam). Gracias a Dios, después de una constante presión internacional, la sentencia fue anulada en septiembre de 2012.

Durante su juicio, el pastor Nadarkhani se negó a retractarse a pesar de enfrentarse a una sentencia de muerte, diciéndole al juez: «Estoy determinado en mi fe y en el cristianismo, y no deseo retractarme». William Hague, en aquel entonces ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, rindió tributo a su valentía. El periódico The Guardian lo describió como «un cristiano valiente e inspirador». El pastor Nadarkhani, como muchos cristianos que hay en el mundo hoy en día, todavía tiene que enfrentarse a la persecución por su fe.

Jesús nos da la imagen de la verdadera humanidad. Atrévete a ser diferente siendo como él. No sigas lo que el mundo te dice que es deseable, sino sigue a Dios para llegar a ser más como Cristo.

Sabiduría

Salmos 119:17-24

17 Trata con bondad a este siervo tuyo;
así viviré y obedeceré tu palabra.
18 Ábreme los ojos, para que contemple
las maravillas de tu ley.
19 En esta tierra soy un extranjero;
no escondas de mí tus mandamientos.
20 A toda hora siento un nudo en la garganta
por el deseo de conocer tus juicios.
21 Tú reprendes a los insolentes;
¡malditos los que se apartan de tus mandamientos!
22 Aleja de mí el menosprecio y el desdén,
pues yo cumplo tus estatutos.
23 Aun los poderosos se confabulan contra mí,
pero este siervo tuyo medita en tus decretos.
24 Tus estatutos son mi deleite;
son también mis consejeros.

Comentario

1. Sé un «extranjero» en la tierra

¿A veces sientes que no encajas del todo con la gente de tu alrededor en el trabajo o en tu vecindad? ¿Tus valores parecen ser un poco diferentes?

El salmista dice: «En esta tierra soy un extranjero» (v.19). Todos los grandes hombres y mujeres del Antiguo Testamento fueron «extranjeros en la tierra» (Hebreos 11:13). El apóstol Pedro escribe que hemos de vivir como «peregrinos en este mundo» (1 Pedro 1:17). Igual que el salmista, por ser siervos de Dios estaban llamados a ser diferentes de aquellos que los rodeaban.

A diferencia de la gente de su entorno, el salmista escribe: «Se consume mi alma por anhelar tus preceptos en todo tiempo» (Salmo 119:20, RVA-2015). Al leer las Escrituras, ora: «Ábreme los ojos, para que contemple las maravillas de tu ley» (v.18). Esta es una gran oración para hacer cuando estudias la Biblia. Solo entendemos aquello que es revelado por el Espíritu.

En palabras de The Message, algunos de los que lo rodean son «malos vecinos» que «esparcen habladurías con malicia» (v.23a, MSG). Por otro lado, las palabras de Dios son para él como los «buenos vecinos» (v.24, MSG).Escribe: «Estoy absorto valorando tus sabios consejos. Sí, tus consejos para mi vida son lo que me dan deleite; los escucho como a los buenos vecinos» (vv.23b-24, MSG).

Oración

Señor, dame la valentía de vivir como un extranjero en la tierra. Ayúdame a consumirme de deseo por Tu palabra y a meditar lo que dices. Abre mis ojos para que pueda ver las maravillas de Tu mundo.

Nuevo Testamento

1 Tesalonicenses 5:1-28

La venida del Señor

5Ahora bien, hermanos, ustedes no necesitan que se les escriba acerca de tiempos y fechas, 2 porque ya saben que el día del Señor llegará como ladrón en la noche. 3 Cuando estén diciendo: «Paz y seguridad», vendrá de improviso sobre ellos la destrucción, como le llegan a la mujer encinta los dolores de parto. De ninguna manera podrán escapar.

4 Ustedes, en cambio, hermanos, no están en la oscuridad para que ese día los sorprenda como un ladrón. 5 Todos ustedes son hijos de la luz y del día. No somos de la noche ni de la oscuridad. 6 No debemos, pues, dormirnos como los demás, sino mantenernos alerta y en nuestro sano juicio. 7 Los que duermen, de noche duermen, y los que se emborrachan, de noche se emborrachan. 8 Nosotros que somos del día, por el contrario, estemos siempre en nuestro sano juicio, protegidos por la coraza de la fe y del amor, y por el casco de la esperanza de salvación; 9 pues Dios no nos destinó a sufrir el castigo sino a recibir la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo. 10 Él murió por nosotros para que, en la vida o en la muerte, vivamos junto con él. 11 Por eso, anímense y edifíquense unos a otros, tal como lo vienen haciendo.

Instrucciones finales

12 Hermanos, les pedimos que sean considerados con los que trabajan arduamente entre ustedes, y los guían y amonestan en el Señor. 13 Ténganlos en alta estima, y ámenlos por el trabajo que hacen. Vivan en paz unos con otros. 14 Hermanos, también les rogamos que amonesten a los holgazanes, estimulen a los desanimados, ayuden a los débiles y sean pacientes con todos. 15 Asegúrense de que nadie pague mal por mal; más bien, esfuércense siempre por hacer el bien, no sólo entre ustedes sino a todos.

16 Estén siempre alegres, 17 oren sin cesar, 18 den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.

19 No apaguen el Espíritu, 20 no desprecien las profecías, 21 sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno, 22 eviten toda clase de mal.

23 Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser —espíritu, alma y cuerpo— irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 24 El que los llama es fiel, y así lo hará.

25 Hermanos, oren también por nosotros. 26 Saluden a todos los hermanos con un beso santo. 27 Les encargo delante del Señor que lean esta carta a todos los hermanos.

28 Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con ustedes.

Comentario

2. Vive de manera diferente

Al estar llamados a vivir de manera distinta del mundo que nos rodea, se nos dan instrucciones sobre cómo hacerlo. Pablo escribe: «No debemos, pues, dormirnos como los demás» (v.6). Atrévete a ser diferente. Pablo usa cuatro metáforas para describir el ser diferentes:

  1. Luz, no oscuridad

El mundo que nos rodea vive en la oscuridad (v.4). No huyas de la oscuridad sino ilumínala. «Ustedes son hijos de la luz» (v.5a). La oscuridad implica ignorancia y pecado. Estabas en la oscuridad y Jesús hace brillar su luz en tu vida; eres hijo de la luz. Ser hijo de algo es ser caracterizado por ello. Cuando se habla de los cristianos como «hijos de la luz», significa que la luz es su característica distintiva.

  1. Día, no noche

Pablo escribe: «… son hijos de la luz y del día. No somos de la noche ni de la oscuridad» (v.5). Igual que en el punto anterior sobre la luz y la oscuridad, este punto también se refiere a lo mismo remontándose al «día del Señor» (v.2). Somos hijos del día del Señor, con todo lo que esto significa en términos de anticipación y participación en el triunfo de aquel gran día en el que Jesús regresará.

  1. Despierto, no dormido

Pablo escribe: «No debemos, pues, dormirnos como los demás [] Los que duermen, de noche duermen» (vv.6-7). Y prosigue: «Ya sea que velemos o sea que durmamos, vivamos juntamente con él» (v.10, RVA-2015). Jesús está ahora contigo. El mismo Jesús usa estas expresiones de estar en vela manteniéndose despierto (Mateo 24:42; 25:13). No te eches a dormir espiritualmente. Estate preparado, despierto y alerta para la llegada del Señor.

  1. Sobrio, no borracho

Pablo escribe: «Debemos tener control de nosotros mismos» (1 Tesalonicenses 5:8, PDT). La palabra «control» significa literalmente «no intoxicado por el vino». Como las otras metáforas, describe tanto un estado físico como una realidad espiritual. La ebriedad surge de la falta de autocontrol y la laxitud de los sentidos para escapar de la realidad. Busca tener autocontrol en todas las áreas de tu vida. Revístete de la fe, el amor y la esperanza (v.8).

Tu estilo de vida tiene que ser totalmente diferente del estilo de quienes te rodean. Tienes que honrar a tus líderes: «Hermanos, les pedimos que sean considerados con los que trabajan arduamente entre ustedes, y los guían y amonestan en el Señor. Ténganlos en alta estima, y ámenlos por el trabajo que hacen!» (vv.12-13a).

Estás llamado a una vida de respeto (v.12). Trata siempre a la gente con respeto y sé siempre pacífico (v.13): «Amonesten a los holgazanes, estimulen a los desanimados, ayuden a los débiles y sean pacientes con todos. Asegúrense de que nadie pague mal por mal; más bien, esfuércense siempre por hacer el bien, no solo entre ustedes, sino a todos» (vv.14-15). Si quieres sacar lo mejor de la gente, tienes que ver lo mejor en ellos.

Sé amable con todos; la amabilidad debería ser una característica distintiva de tu vida: «Procuren hacer siempre el bien» (v.15, DHH). Hasta los más insignificantes actos de amabilidad son tan poderosos que pueden cambiar el mundo a tu alrededor.

Eres ciudadano de un mundo diferente. Tienes que aprender un nuevo lenguaje. Lo que aquí describe Pablo es, efectivamente, la gramática de un nuevo lenguaje: «Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación» (v.16). La oración tendría que ser como el respirar: algo que hacemos continuamente, y a menudo inconscientemente. En vez de estar siempre quejándote «da gracias a Dios en toda situación», expresando tu acción de gracias a Dios y a los demás, tanto en las cosas pequeñas como en las grandes.

«No apaguen el Espíritu, no desprecien las profecías, sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno, eviten toda clase de mal» (vv.19-22).

Todo esto puede darte una perspectiva un poco intimidante. Pero no estás solo, Pablo ora así: «Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser» (v.23), y termina con una resonante nota de esperanza y ayuda: «El que los llama es fiel, y así lo hará» (v.25).

Oración

Señor, ayúdame a atreverme a ser diferente. Gracias porque moriste por mí para que viviera junto a Ti. Ayúdame a evitar toda clase de mal (v.22) y a vivir una vida de amor, amabilidad, alegría y paz.

Antiguo Testamento

Jeremías 25:15-26:24

15 El Señor, el Dios de Israel, me dijo: «Toma de mi mano esta copa del vino de mi ira, y dásela a beber a todas las naciones a las que yo te envíe. 16 Cuando ellas la beban, se tambalearán y perderán el juicio, a causa de la espada que voy a enviar contra ellos.»

17 Tomé de la mano del Señor la copa, y se la di a beber a todas las naciones a las cuales el Señor me envió: 18 a Jerusalén y a las ciudades de Judá, a sus reyes y a sus jefes, para convertirlos en ruinas, en motivo de horror, burla y maldición, como hoy se puede ver. 19 También se la di a beber al faraón, rey de Egipto, y a sus siervos y jefes y a todo su pueblo; 20 a todos los forasteros, a todos los reyes del país de Uz, y a todos los reyes del país de los filisteos: a los de Ascalón, Gaza y Ecrón, y a los sobrevivientes de Asdod; 21 a Edom y Moab, y a los hijos de Amón; 22 a todos los reyes de Tiro y de Sidón; a todos los reyes de las costas al otro lado del mar; 23 a Dedán, Temá y Buz; a todos los pueblos que se rapan las sienes; 24 a todos los reyes de Arabia; a todos los reyes de las diferentes tribus del desierto; 25 a todos los reyes de Zimri, Elam y Media; 26 a todos los reyes del norte, cercanos o lejanos entre sí, y a todos los reinos que están sobre la faz de la tierra. Y después de ellos beberá el rey de Sesac.

27 «Tú les dirás: “Así dice el Señor Todopoderoso, el Dios de Israel: ‘Beban, emborráchense, vomiten y caigan para no levantarse más, por causa de la espada que estoy por mandar contra ustedes.’” 28 Pero si se niegan a tomar de tu mano la copa y beberla, tú les dirás: “Así dice el Señor Todopoderoso: ‘¡Tendrán que beberla!’ 29 Desataré calamidades contra la ciudad que lleva mi nombre. ¿Y creen ustedes que no los voy a castigar? Al contrario, serán castigados —afirma el Señor Todopoderoso—, porque yo desenvaino la espada contra todos los habitantes de la tierra.”

30 »Tú, Jeremías, profetiza contra ellos todas estas palabras:

»“Ruge el Señor desde lo alto;
desde su santa morada hace tronar su voz.
Ruge violento contra su rebaño;
grita como los que pisan la uva,
contra todos los habitantes del mundo.
31 El estruendo llega hasta los confines de la tierra,
porque el Señor litiga contra las naciones;
enjuicia a todos los mortales,
y pasa por la espada a los malvados” »,
afirma el Señor.

32 Así dice el Señor Todopoderoso:

«La calamidad se extiende de nación en nación;
una terrible tempestad se desata
desde los confines de la tierra.»

33 En aquel día, las víctimas del Señor quedarán tendidas de un extremo a otro de la tierra. Nadie las llorará ni las recogerá ni las enterrará; se quedarán sobre la faz de la tierra, como el estiércol.

34 Giman, pastores, y clamen;
revuélquense en el polvo, jefes del rebaño,
porque les ha llegado el día de la matanza;
serán dispersados, y caerán como carneros escogidos.
35 Los pastores no tendrán escapatoria;
no podrán huir los jefes del rebaño.
36 Escuchen el clamor de los pastores
y el gemido de los jefes del rebaño,
porque el Señor destruye sus pastizales.
37 Las hermosas praderas son asoladas,
a causa de la ardiente ira del Señor.
38 Como león que deja abandonada su guarida,
el Señor ha dejado desolado su país,
a causa de la espada devastadora,
a causa de la ardiente ira del Señor.

Jeremías bajo amenaza de muerte

26Al comienzo del reinado de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, vino a Jeremías esta palabra del Señor: 2 «Así dice el Señor: “Párate en el atrio de la casa del Señor, y di todas las palabras que yo te ordene a todas las ciudades de Judá que vienen a adorar en la casa del Señor. No omitas ni una sola palabra. 3 Tal vez te hagan caso y se conviertan de su mal camino. Si lo hacen, me arrepentiré del mal que pensaba hacerles por causa de sus malas acciones. 4 Tú les advertirás que así dice el Señor: ‘Si no me obedecen ni se ciñen a la ley que yo les he entregado, 5 y si no escuchan las palabras de mis siervos los profetas, a quienes una y otra vez he enviado y ustedes han desobedecido, 6 entonces haré con esta casa lo mismo que hice con Siló: ¡Haré de esta ciudad una maldición para todas las naciones de la tierra!’” »

7 Los sacerdotes, los profetas y el pueblo entero oyeron estas palabras que el profeta Jeremías pronunció en la casa del Señor. 8 Pero en cuanto Jeremías terminó de decirle al pueblo todo lo que el Señor le había ordenado, los sacerdotes y los profetas y todo el pueblo lo apresaron y le dijeron: «¡Vas a morir! 9 ¿Por qué has profetizado en el nombre del Señor que esta casa se quedará como Siló, y que esta ciudad quedará desolada y deshabitada?» Y todo el pueblo que estaba en la casa del Señor se abalanzó sobre Jeremías.

10 Cuando los jefes de Judá escucharon estas cosas, fueron del palacio del rey a la casa del Señor, y se apostaron a la entrada de la Puerta Nueva del templo. 11 Allí los sacerdotes y los profetas dijeron a los jefes y a todo el pueblo: «Este hombre debe ser condenado a muerte, porque ha profetizado contra esta ciudad, tal como ustedes lo han escuchado con sus propios oídos.»

12 Pero Jeremías les dijo a todos los jefes y a todo el pueblo: «El Señor me envió para profetizar contra esta casa y contra esta ciudad todas las cosas que ustedes han escuchado. 13 Así que enmienden ya su conducta y sus acciones, y obedezcan al Señor su Dios, y el Señor se arrepentirá del mal que les ha anunciado. 14 En cuanto a mí, estoy en manos de ustedes; hagan conmigo lo que mejor les parezca. 15 Pero sepan que si ustedes me matan, estarán derramando sangre inocente sobre ustedes mismos y sobre los habitantes de esta ciudad. Lo cierto es que el Señor me ha enviado a que les anuncie claramente todas estas cosas.»

16 Los jefes y todo el pueblo dijeron a los sacerdotes y a los profetas: «Este hombre no debe ser condenado a muerte, porque nos ha hablado en el nombre del Señor nuestro Dios.»

17 Entonces algunos de los ancianos del país se levantaron y le recordaron a toda la asamblea del pueblo 18 que, durante el reinado de Ezequías, Miqueas de Moréset había profetizado a todo el pueblo de Judá:

«Así dice el SeñorTodopoderoso:
“Sión será arada como un campo,
Jerusalén quedará en ruinas,
y la montaña del templo se volverá un bosque.”

19 »¿Acaso Ezequías, rey de Judá, y todo su pueblo mataron a Miqueas? ¿No es verdad que Ezequías temió al Señor y le pidió su ayuda, y que el Señor se arrepintió del mal que les había anunciado? Sin embargo, nosotros estamos por provocar nuestro propio mal.»

20 Hubo también otro profeta, de nombre Urías hijo de Semaías, de Quiriat Yearín, que profetizaba en el nombre del Señor. Éste profetizó contra la ciudad y contra el país, tal y como lo hizo Jeremías. 21 Cuando el rey Joacim y sus funcionarios y jefes oyeron sus palabras, el rey intentó matarlo; pero al enterarse Urías, tuvo miedo y escapó a Egipto. 22 Después el rey Joacim envió a Egipto a Elnatán hijo de Acbor, junto con otros hombres, 23 y ellos sacaron de Egipto a Urías y lo llevaron ante el rey Joacim, quien mandó que mataran a Urías a filo de espada, y que arrojaran su cadáver a la fosa común.

24 Sin embargo, Ajicán hijo de Safán protegió a Jeremías y no permitió que cayera en manos del pueblo ni que lo mataran.

Comentario

3. Habla de manera diferente

La gente no siempre quiere oír la visión de las cosas de Dios. Hace falta valentía para proclamar la palabra de Dios a una sociedad que tiene sus propios puntos de vista, los cuales pueden ser muy diferentes de los de Dios.

El ministerio de Jeremías requirió una gran valentía. Tenía que atreverse a ser diferente de los profetas de su entorno que profetizaban la paz, mientras que Jeremías sabía que exilio estaba por llegar. Estaba advirtiendo al pueblo del desastre que se avecinaba.

Dios le dijo: «Di todas las palabras que yo te ordene […] No omitas ni una sola palabra. Tal vez te hagan caso y se conviertan de su mal camino» (26:2-3).

Pero «en cuanto Jeremías terminó de decirle al pueblo todo lo que el Señor le había ordenado, los sacerdotes y los profetas y todo el pueblo lo apresaron y le dijeron: «¡Vas a morir!» (v.8).

Una vez más, la respuesta de Jeremías fue muy valiente: «Así que enmienden ya su conducta y sus acciones, y obedezcan al Señor su Dios, y el Señor se arrepentirá del mal que les ha anunciado. […] Pero sepan que, si ustedes me matan, estarán derramando sangre inocente […] el Señor me ha enviado a que les anuncie claramente todas estas cosas» (vv.13-15).

De hecho —como Youcef Nadarkhani— Jeremías se escapó de la sentencia de muerte, pero ambos estaban dispuestos a pagar el precio final por permanecer fieles a Dios. Puede que no tengamos que enfrentarnos a las mismas presiones, pero con frecuencia no agradaremos al mundo que nos rodea por ser diferentes. Que no te sorprenda o te desaliente recibir una oposición así; como Jesús dijo a sus discípulos «En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo» (Juan 16:33).

Oración

Señor, gracias por los ejemplo del pastor Nadarkhani, Jeremías, Pablo y en última instancia, el mismo Jesús, quienes estaban dispuestos a atreverse a ser diferentes de quienes los rodeaban, incluso hasta el punto de ser sentenciados a muerte. Dame la valentía para atreverme a ser diferente y proclamar las palabras que me digas que proclame.

Añadidos de Pippa

Pippa añade

1 Tesalonicenses 5:10, DHH

«Jesucristo murió por nosotros, para que, ya sea que sigamos despiertos o que nos durmamos con el sueño de la muerte, vivamos juntamente con él».

¡Cuánto ánimo dan estas palabras que nos dicen que nunca dejaremos de vivir con Jesús! Hay una continuidad entre esta vida y la siguiente. La vida en la tierra, tal como la conocemos, llegará a su fin; pero la vida con Cristo continuará para siempre.

Versículo del día

1 Tesalonicenses 5:16-18

'Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.'
reader

App

Enjoy reading or listening to the Bible in one year on your iPhone or Android device.

reader

Email

Receive a daily email with a fresh devotion straight in your inbox.

Sign up now
reader

Podcast

Listen along to the Bible in One Year with the passages read by David Suchet, and Nicky & Pippa reading each day’s commentary. Listen now on:

Or wherever you listen

reader

Website

Far from your mobile device? You can read the daily devotion right here on this website.

References

Notas:

Escritura marcada (MSG) es tomada de la traducción bíblica The Message, no está traducida a español, se parafrasea.

The Guardian, «Iran: live free – and die», 29 September 2011, https://www.theguardian.com/commentisfree/2011/sep/29/iran-live-free-die-editorial [last accessed August 2016].

Tim Marshall, Sky News foreign affairs editor, news.sky.com, 13:57pm, Thursday 29 September 2011, http://news.sky.com/story/iran-christian-convert-may-still-be-hanged-10485456 [last accessed August 2016]

Unless otherwise stated, Scripture quotations taken from the Holy Bible, New International Version Anglicised, Copyright © 1979, 1984, 2011 Biblica, formerly International Bible Society. Used by permission of Hodder & Stoughton Publishers, an Hachette UK company. All rights reserved. «NIV» is a registered trademark of Biblica. UK trademark number 1448790.

Scripture quotations marked (AMP) taken from the Amplified® Bible, Copyright © 1954, 1958, 1962, 1964, 1965, 1987 by The Lockman Foundation. Used by permission. (www.Lockman.org)

Scripture marked (MSG) taken from The Message. Copyright © 1993, 1994, 1995, 1996, 2000, 2001, 2002. Used by permission of NavPress Publishing Group.

Change Language

This website stores data such as cookies to enable necessary site functionality and analytics. Find out more