Download
Día 256

Jesucristo vive en ti

Sabiduría Proverbios 22:17-27
Nuevo Testamento 2 Corintios 13:1-14
Antiguo Testamento Isaías 30:19-32:20

Introducción

Llevé un guante de boxeo como ilustración visual. Lo colgué y mostré lo ineficaz que era sin una mano dentro de él. Luego metí la mano en el guante, cerré el puño y golpeé al aire para que todos pudieran ver la diferencia que la mano hacía para el poder del guante.

Estaba hablando en una prisión para adolescentes en Oxford. En aquella época, yo era estudiante de teología y me dieron la oportunidad de hablar en un servicio en la capilla.

El capellán de la prisión del centro de detención (quien me ayudaba con mi formación), señaló que no era una ilustración idónea para una prisión, ya que podría sugerir que Jesús y la violencia estaban estrechamente relacionados. Aparte de eso, estuvo de acuerdo en que era una buena analogía.

Lo que trataba de ilustrar era la diferencia que hay cuando Jesucristo viene a vivir en ti por su Espíritu. Sin él somos débiles (2 Corintios 13:4), como el guante sin la mano en el interior. Pero cuando Jesucristo viene a vivir dentro de ti, tienes el poder de Dios en tu vida (vv.4-5).

Si te das cuenta (v.5) de esto, transformará la forma en la que vives tu vida.

Sabiduría

Proverbios 22:17-27

Los treinta dichos de los sabios

17 Presta atención, escucha mis palabras;
    aplica tu corazón a mi conocimiento.
18 Grato es retenerlas dentro de ti,
    y tenerlas todas a flor de labio.
19 A ti te las enseño en este día,
    para que pongas tu confianza en el Señor.
20 ¿Acaso no te he escrito treinta dichos
    que contienen sabios consejos?
21 Son para enseñarte palabras ciertas y confiables,
    para que sepas responder bien a quien te pregunte.

1

22 No explotes al pobre porque es pobre,
    ni oprimas en los tribunales a los necesitados;
23 porque el Señor defenderá su causa,
    y despojará a quienes los despojen.

2

24 No te hagas amigo de gente violenta,
    ni te juntes con los iracundos,
25 no sea que aprendas sus malas costumbres
    y tú mismo caigas en la trampa.

3

26 No te comprometas por otros
    ni salgas fiador de deudas ajenas;
27 porque si no tienes con qué pagar,
    te quitarán hasta la cama en que duermes.

Comentario

1. Llena tu corazón de la sabiduría de Dios

¿Cuán sano está tu corazón? ¿Lo has llenado con la sabiduría de Dios? Así como lo que pones en tu boca afecta la salud de tu cuerpo, lo que pones en tu corazón realmente importa.

El autor te exhorta a guardar la sabiduría de la Palabra de Dios en tu corazón; como dice The Message, a «atesorar su dulzura en lo profundo de tu interior» y a tenerla lista en tus labios, de modo que tu «fundamento sea la confianza en Dios» (vv.17-19a, MSG). Según aprendes sabiduría de la Escritura (por ejemplo, memorizando versículos bíblicos), tu confianza en el Señor se hace más profunda (v.19).

A continuación, enumera treinta «principios probados para adoptar en la vida» (v.20, MSG). Son treinta «verdades que funcionan» (v.21, MSG), las primeras de las cuales están en el pasaje de hoy.

  • Cómo tratar a los pobres y necesitados (vv.22–23).
  • Cómo evitar ser atrapados por la ira y el mal humor: «El mal carácter es contagioso, no te infectes» (vv.24-25, MSG).
  • Advertencia contra los juegos de azar y consejos prácticos sobre cómo evitar endeudarse (vv.26-27).

Estos dichos son principios sabios que te ayudan a vivir bien. La esencia de la sabiduría es más que un buen consejo. Se trata de «que pongas tu confianza en el Señor» (v.19).

En el Nuevo Testamento, aprendemos que Jesús es aquel a quien Dios ha hecho «nuestra sabiduría» (1 Corintios 1:30). Porque Jesús vive en ti, tienes la sabiduría de Dios en tu corazón.

Oración

Señor, gracias por vivir en mi corazón por Tu Espíritu. Gracias por el poder de la Palabra de Dios. Ayúdame a leerla, a aprenderla, a meditar en ella y a tener Tus palabras listas en mis labios para que mi confianza esté en Ti, el Señor Jesucristo.

Nuevo Testamento

2 Corintios 13:1-14

Advertencias finales

13Ésta será la tercera vez que los visito. «Todo asunto se resolverá mediante el testimonio de dos o tres testigos.» 2 Cuando estuve con ustedes por segunda vez les advertí, y ahora que estoy ausente se lo repito: Cuando vuelva a verlos, no seré indulgente con los que antes pecaron ni con ningún otro, 3 ya que están exigiendo una prueba de que Cristo habla por medio de mí. Él no se muestra débil en su trato con ustedes, sino que ejerce su poder entre ustedes. 4 Es cierto que fue crucificado en debilidad, pero ahora vive por el poder de Dios. De igual manera, nosotros participamos de su debilidad, pero por el poder de Dios viviremos con Cristo para ustedes.

5 Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos. ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes? ¡A menos que fracasen en la prueba! 6 Espero que reconozcan que nosotros no hemos fracasado. 7 Pedimos a Dios que no hagan nada malo, no para demostrar mi éxito, sino para que hagan lo bueno, aunque parezca que nosotros hemos fracasado. 8 Pues nada podemos hacer contra la verdad, sino a favor de la verdad. 9 De hecho, nos alegramos cuando nosotros somos débiles y ustedes fuertes; y oramos a Dios para que los restaure plenamente. 10 Por eso les escribo todo esto en mi ausencia, para que cuando vaya no tenga que ser severo en el uso de mi autoridad, la cual el Señor me ha dado para edificación y no para destrucción.

Saludos finales

11 En fin, hermanos, alégrense, busquen su restauración, hagan caso de mi exhortación, sean de un mismo sentir, vivan en paz. Y el Dios de amor y de paz estará con ustedes.

12 Salúdense unos a otros con un beso santo. 13 Todos los santos les mandan saludos.

14 Que la gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes.

Comentario

2. Date cuenta que Cristo Jesús está en ti

¿Te das cuenta de que Jesucristo vive dentro de ti? El apóstol Pablo no tenía duda alguna de que Jesucristo vivía en él. Se dio cuenta de que en las palabras que dirigió a los corintios: «Cristo habla por medio de mí» (v.3).

Pablo tuvo la ventaja de conocer a Jesús resucitado. Así, pudo escribir con gran confianza: «Es cierto que fue crucificado en debilidad, pero ahora vive por el poder de Dios. De igual manera, nosotros participamos de su debilidad, pero por el poder de Dios viviremos con Cristo para ustedes» (v.4).

Autoexaminarse es importante y es totalmente diferente de autocondenarse. En palabras de la versión clásica de Amplified Bible, les invitó a «examinar y probar, y evaluarse a sí mismos para ver si están firmes en su fe y dando los frutos apropiados de ella» (v.5a, AMPC). El propósito del autoexamen es que puedas ver lo que está mal en tu vida, admitirlo, apartarte de ello y ser liberado por Jesús.

Pablo instó a los corintios a darse cuenta de que así como Jesucristo vivió en él, también «Cristo Jesús está en ustedes» (v.5). Pablo habla mucho más a menudo de que estamos nosotros en Cristo a que Cristo está en nosotros. Sin embargo, los pasajes en los que lo pone al revés son notables. En Colosenses 1:27 Pablo escribe: «Cristo en ustedes, la esperanza de gloria», y aquí también escribe acerca de Cristo en ustedes, y la diferencia que esto supone: «¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes?» (2 Corintios 13:5).

Esto es lo que convierte nuestra debilidad en fuerza (v.9). Esta es la razón por la que oró por su perfección (v.9), y fue capaz de exhortarlos a «bus[car] su restauración» (v.11).

Por supuesto, ninguno de nosotros alcanzará la perfección en esta vida. Ser perfeccionista no es saludable. Pero todos podemos aspirar a vivir en una perfecta relación con Dios y con los demás. Les instó así: «Sean de un mismo sentir, vivan en paz. Y el Dios de amor y de paz estará con ustedes» (v.11).

¿Cómo es posible? Pablo termina con las palabras de «la gracia». Es «la gracia asombrosa» (v.14a, MSG) de Jesús que te permite ser constantemente perdonado y limpiado. Es «el amor desbordante de Dios» (v.14b, MSG) llenando nuestros corazones aquello que nos permite aspirar al amor perfecto. Es «la íntima amistad del Espíritu Santo» (v.14c, MSG) de Jesús que vive en ti, la que permite a personas imperfectas crecer en madurez y un día verlo cara a cara. Solo entonces alcanzarás la perfección.

Oración

Señor, gracias por vivir en mi interior. Oro para que Tu gracia asombrosa emane de todo lo que hago. Lléname hoy con el conocimiento de Tu amor desbordante y la íntima amistad de Tu Espíritu Santo.

Antiguo Testamento

Isaías 30:19-32:20

19 Pueblo de Sión, que habitas en Jerusalén, ya no llorarás más. ¡El Dios de piedad se apiadará de ti cuando clames pidiendo ayuda! Tan pronto como te oiga, te responderá. 20 Aunque el Señor te dé pan de adversidad y agua de aflicción, tu maestro no se esconderá más; con tus propios ojos lo verás. 21 Ya sea que te desvíes a la derecha o a la izquierda, tus oídos percibirán a tus espaldas una voz que te dirá: «Éste es el camino; síguelo.» 22 Entonces profanarás tus ídolos enchapados en plata y tus imágenes revestidas de oro; los arrojarás como cosa impura, y les dirás: «¡Fuera de aquí!»

23 El Señor te enviará lluvia para la semilla que siembres en la tierra, y el alimento que produzca la tierra será suculento y abundante. En aquel día tu ganado pacerá en extensas praderas. 24 Los bueyes y los burros que trabajan la tierra comerán el mejor forraje, aventado con bieldo y horquilla. 25 En el día de la gran masacre, cuando caigan las torres, habrá arroyos y corrientes de agua en toda montaña alta y en toda colina elevada. 26 Cuando el Señor ponga una venda en la fractura de su pueblo y sane las heridas que le causó, brillará la luna como el sol, y será la luz del sol siete veces más intensa, como la luz de siete días enteros.

27 ¡Miren! El nombre del Señor viene de lejos,
con ardiente ira y densa humareda.
Sus labios están llenos de furor;
su lengua es como un fuego consumidor.
28 Su aliento es cual torrente desbordado
que llega hasta el cuello,
para zarandear a las naciones
en la zaranda destructora.
Pone en las quijadas de los pueblos
un freno que los desvía.
29 Ustedes cantarán como en noche de fiesta solemne;
su corazón se alegrará,
como cuando uno sube con flautas
a la montaña del Señor,
a la Roca de Israel.
30 El Señor hará oír su majestuosa voz,
y descargará su brazo:
con rugiente ira y llama de fuego consumidor,
con aguacero, tormenta y granizo.
31 La voz del Señor quebrantará a Asiria;
la golpeará con su bastón.
32 Cada golpe que el Señor descargue sobre ella
con su vara de castigo
será al son de panderos y de arpas;
agitando su brazo, peleará contra ellos.
33 Porque Tofet está preparada desde hace tiempo;
está dispuesta incluso para el rey.
Se ha hecho una pira de fuego profunda y ancha,
con abundancia de fuego y leña;
el soplo del Señor la encenderá
como un torrente de azufre ardiente.

Ay de los que confían en Egipto

31¡Ay de los que descienden a Egipto en busca de ayuda,
de los que se apoyan en la caballería,
de los que confían en la multitud de sus carros de guerra
y en la gran fuerza de sus jinetes,
pero no toman en cuenta al Santo de Israel,
ni buscan al Señor!
2 Sin embargo, el Señor es también sabio,
y traerá calamidad,
y no se retractará de sus palabras.
Se levantará contra la dinastía de los malvados,
contra los que ayudan a los malhechores.
3 Los egipcios, en cambio, son hombres y no dioses;
sus caballos son carne y no espíritu.
Cuando el Señor extienda su mano,
tropezará el que presta ayuda
y caerá el que la recibe.
¡Todos juntos perecerán!

4 Porque así me dice el Señor:

«Como león que gruñe sobre la presa
cuando contra él se reúne
toda una cuadrilla de pastores;
como cachorro de león
que no se asusta por sus gritos
ni se inquieta por su tumulto,
así también el SeñorTodopoderoso
descenderá para combatir
sobre el monte Sión, sobre su cumbre.
5 Como aves que revolotean sobre el nido,
así también el Señor Todopoderoso
protegerá a Jerusalén;
la protegerá y la librará,
la defenderá y la rescatará.»

6 Israelitas, ¡vuélvanse a aquel contra quien ustedes se han rebelado tan abiertamente! 7 Porque en aquel día cada uno de ustedes rechazará a los ídolos de plata y oro que sus propias manos pecadoras fabricaron.

8 «Asiria caerá a espada, pero no de hombre;
una espada, pero no de hombre, la consumirá.
Huirá para escapar de la espada,
y sus jóvenes serán sometidos a trabajos forzados.
9 A causa del terror caerá su fortaleza;
¡sus jefes dejarán abandonada su bandera!»
Lo afirma el Señor,
cuyo fuego está en Sión,
y cuyo horno está en Jerusalén.

El reino de justicia

32Miren, un rey reinará con rectitud
y los gobernantes gobernarán con justicia.
2 Cada uno será como un refugio contra el viento,
como un resguardo contra la tormenta;
como arroyos de agua en tierra seca,
como la sombra de un peñasco en el desierto.

3 No se nublarán los ojos de los que ven;
prestarán atención los oídos de los que oyen.
4 La mente impulsiva comprenderá y entenderá,
la lengua tartamuda hablará con fluidez y claridad.
5 Ya no se llamará noble al necio
ni será respetado el canalla.
6 Porque el necio profiere necedades,
y su mente maquina iniquidad;
practica la impiedad,
y habla falsedades contra el Señor;
deja con hambre al hambriento,
y le niega el agua al sediento.
7 El canalla recurre a artimañas malignas,
y trama designios infames;
destruye a los pobres con mentiras,
aunque el necesitado reclama justicia.
8 El noble, por el contrario,
concibe nobles planes,
y en sus nobles acciones se afirma.

Las mujeres de Jerusalén

9 Mujeres despreocupadas,
¡levántense y escúchenme!
Hijas que se sienten tan confiadas,
¡presten atención a lo que voy a decirles!
10 Ustedes, que se sienten tan confiadas,
en poco más de un año temblarán;
porque fallará la vendimia,
y no llegará la cosecha.
11 Mujeres despreocupadas, ¡estremézcanse!
Ustedes, que se sienten tan confiadas,
¡pónganse a temblar!
Desvístanse, desnúdense;
pónganse ropa de luto.
12 Golpéense el pecho,
por los campos agradables,
por los viñedos fértiles,
13 por el suelo de mi pueblo
cubierto de espinos y de zarzas,
por todas las casas donde hay alegría
y por esta ciudad donde hay diversión.
14 La fortaleza será abandonada,
y desamparada la ciudad populosa;
para siempre convertidas en cuevas
quedarán la ciudadela y la atalaya;
convertidas en deleite de asnos,
en pastizal de rebaños,
15 hasta que desde lo alto
el Espíritu sea derramado sobre nosotros.
Entonces el desierto se volverá un campo fértil,
y el campo fértil se convertirá en bosque.
16 La justicia morará en el desierto,
y en el campo fértil habitará la rectitud.
17 El producto de la justicia será la paz;
tranquilidad y seguridad perpetuas serán su fruto.
18 Mi pueblo habitará en un lugar de paz,
en moradas seguras,
en serenos lugares de reposo.
19 Aunque el granizo arrase con el bosque
y la ciudad sea completamente allanada,
20 ¡dichosos ustedes,
los que siembran junto al agua,
y dejan sueltos al buey y al asno!

Comentario

3. Conoce el amor de Dios derramado en tu corazón por el Espíritu Santo

El resultado de Pentecostés es que el Espíritu de Cristo viene a vivir dentro de ti. El amor de Dios por ti es derramado en tu corazón por el Espíritu Santo de Jesús (Romanos 5:5). Es su Espíritu quien te da la comprensión de que eres un hijo de Dios y que Cristo vive en ti.

En este pasaje, Isaías ve seis imágenes de Dios:

  • Maestro

El Señor es tu maestro. Te enseña a través del «pan de adversidad y agua de aflicción» (Isaías 30:20). A menudo aprendemos más a través de los momentos difíciles en nuestras vidas. Jesús se describió a sí mismo como tu «Señor» y «Maestro» (Juan 13:14).

  • Guía

«Ya sea que te desvíes a la derecha o a la izquierda, tus oídos percibirán a tus espaldas una voz que te dirá: “Este es el camino; síguelo”» (Isaías 30:21). El Espíritu Santo te liderará y guiará por el estrecho camino que conduce a la vida.

  • Sanador

«Cuando el Señor ponga una venda en la fractura de su pueblo y sane las heridas» (v.26). Muchas veces, cuando las personas se encuentran con Jesús por primera vez, experimentan sanación de sus heridas y del dolor del pasado. Esta sanación es un proceso de por vida.

  • Rey

Jesús es el Rey quien «reinará con rectitud y los gobernantes gobernarán con justicia» (32:1). Gobierna nuestras vidas a través del Espíritu Santo que vive dentro de nosotros.

  • Sabio

Él es la fuente de nuestra sabiduría (31:1-3). Isaías advierte respecto a confiar en nuestras propias fuerzas en vez de tomar en cuenta al Santo de Israel y buscar ayuda del Señor (v.1). El Espíritu Santo es la fuente de la sabiduría en nuestras vidas.

  • Madre

Él es como una ave madre, que protegerá a Jerusalén y la librará (31:5, ver Lucas 13:34). Dios es Padre y Madre para nosotros. El Espíritu Santo a menudo se asocia con el lado femenino de la naturaleza de Dios.

El Espíritu Santo es el «Espíritu de Jesús» (Hechos 16:7). Por medio del Espíritu Santo, Jesús viene a vivir dentro de ti.

El profeta Isaías parece haber vislumbrado un destello del día de Pentecostés cuando «desde lo alto el Espíritu sea derramado sobre nosotros» (Isaías 32:15a).

«… desde lo alto el Espíritu sea derramado sobre nosotros. [...] justicia [...] rectitud. […] justicia [...] paz; [...] tranquilidad y seguridad perpetuas [...] seguras, [...] lugares de reposo. [...] ¡dichosos ustedes…!» (vv.15-20).

El derramamiento del Espíritu nos lleva a ser más fructíferos y a la justicia y la paz (quietud, confianza, seguridad y descanso). Aquello conduce a sembrar generosamente y a tener libertad. Dios te promete que si caminas por el Espíritu Santo disfrutarás de grandes bendiciones en esta vida y en la eternidad.

Oración

Señor, gracias por el privilegio de vivir en la era del Espíritu, una época que solo el profeta Isaías vislumbró. Gracias porque ahora puedo experimentarlo plenamente, al vivir Jesucristo dentro de mí por medio de su Espíritu.

Añadidos de Pippa

Isaías 30:21

«Ya sea que te desvíes a la derecha o a la izquierda, tus oídos percibirán a tus espaldas una voz que te dirá: “Este es el camino; síguelo”».

Me fascina siempre que la voz esté «a tus espaldas» y no enfrente de ti. Tienes que dar un paso de fe sin necesariamente saber adónde vas. Puede que estés dirigiéndote hacia lo desconocido, pero al salir, necesitas escuchar cuidadosamente esa voz detrás tuyo que susurra en tu oído: «continúa, éste es el camino».

Versículo del día

2 Corintios 13:5

'Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos. ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes? ¡A menos que fracasen en la prueba!'
reader

App

Enjoy reading or listening to the Bible in one year on your iPhone or Android device.

reader

Email

Receive a daily email with a fresh devotion straight in your inbox.

Sign up now
reader

Podcast

Listen along to the Bible in One Year with the passages read by David Suchet, and Nicky & Pippa reading each day’s commentary. Listen now on:

Or wherever you listen

reader

Website

Far from your mobile device? You can read the daily devotion right here on this website.

References

Escritura marcada (MSG) es tomada de la traducción bíblica The Message, no está traducida a español, se parafrasea.

Las citas bíblicas marcadas (AMPC) son tomadas de la Biblia Amplificada® Classic Edition en inglés, no está traducida al español, se parafrasea.

Unless otherwise stated, Scripture quotations taken from the Holy Bible, New International Version Anglicised, Copyright © 1979, 1984, 2011 Biblica, formerly International Bible Society. Used by permission of Hodder & Stoughton Publishers, an Hachette UK company. All rights reserved. ‘NIV’ is a registered trademark of Biblica. UK trademark number 1448790.

Scripture quotations marked (AMP) taken from the Amplified® Bible, Copyright © 1954, 1958, 1962, 1964, 1965, 1987 by The Lockman Foundation. Used by permission. (www.Lockman.org)

Scripture marked (MSG) taken from The Message. Copyright © 1993, 1994, 1995, 1996, 2000, 2001, 2002. Used by permission of NavPress Publishing Group.

Change Language

This website stores data such as cookies to enable necessary site functionality and analytics. Find out more