Download
Día 201

Cómo vivir tu nueva vida

Sabiduría Salmos 87:1-7
Nuevo Testamento Romanos 6:1-14
Antiguo Testamento Oseas 1:1-2:23

Introducción

El obispo Taylor Smith, ex capellán general de las Fuerzas Aéreas, tuvo una vez una conversación con un joven que discurrió así:

El obispo: «Cuando piensas en la cruz de Cristo, ¿qué ves?»

El joven: «Veo a Cristo, dos ladrones...»

El obispo: «¿Qué más ves?»

El joven: «Soldados jugando...»

El obispo: «Si eso es todo lo que ves, creo que tendrás problemas con la vida cristiana. Cuando miro la cruz —además de todo eso que ves—yo veo al viejo obispo Taylor Smith. Yo fui crucificado con Cristo».

En el pasaje del Nuevo Testamento para hoy, el apóstol Pablo expone y explica lo que significa haber sido «crucificado con Cristo». Estamos en Cristo Jesús. «Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva» (Romanos 6:4). En palabras de The Message: «Entramos en el nuevo país de la gracia: ¡Una nueva vida en una tierra nueva!» (v.5, MSG).

Poco después de encontrar a Jesús, escribí: «Morí en febrero de 1974. Mi vieja vida fue enterrada; desde entonces he caminado en una vida novedosa. ¡Realmente parece así! La vida antes era total y absolutamente diferente».

A través de la muerte y resurrección de Jesucristo somos capaces de «vivir una vida nueva». En los pasajes de hoy, vemos cómo esto fue anticipado en el Antiguo Testamento y cumplido en el Nuevo Testamento.

Sabiduría

Salmos 87:1-7

Salmo 87

Salmo de los hijos de Coré. Cántico.

1 Los cimientos de la ciudad de Dios
están en el santo monte.
2 El Señor ama las entradas de Sión
más que a todas las moradas de Jacob.

3 De ti, ciudad de Dios,
se dicen cosas gloriosas:
4 «Entre los que me reconocen
puedo contar a Rahab y a Babilonia,
a Filistea y a Tiro, lo mismo que a Cus.
Se dice: “Éste nació en Sión.” »
5 De Sión se dirá, en efecto:
«Éste y aquél nacieron en ella.
El Altísimo mismo la ha establecido.»
6 El Señor anotará en el registro de los pueblos:
«Éste nació en Sión.»

7 Y mientras cantan y bailan, dicen:
«En ti se hallan todos mis orígenes.»

Comentario

1. Nueva canción

Este es un salmo de alabanza que no es tan fácil de entender, el cual ha sido descrito como uno de los más difíciles de todo el Salterio pues está escrito en un lenguaje poético.

El salmista concluye anticipando el futuro: «Y tanto los que cantan como los que danzan dirán: “¡Todas mis fuentes están en ti!”» (v.7, RVA-2015). Esta imagen de agua desbordante es una imagen de la vida abundante. A menudo se usaba en el Antiguo Testamento para representar la presencia de Dios en el templo (por ejemplo en Ezequiel 47).

Sin embargo, Jesús dice que todo esto se cumplió en una persona y no en un lugar (Juan 7:37 en adelante). De su interior fluyeron ríos de agua viva. Ahora podemos cantar una nueva canción de adoración al Señor, diciendo de Él: «Todas mis fuentes están en ti».

Señor, oro para que tus corrientes de agua viva fluyan hoy en mí y de mí.

Nuevo Testamento

Romanos 6:1-14

Muertos al pecado, vivos en Cristo

6¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado, para que la gracia abunde? 2 ¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él? 3 ¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús, en realidad fuimos bautizados para participar en su muerte? 4 Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva.

5 En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda también estaremos unidos con él en su resurrección. 6 Sabemos que nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado; 7 porque el que muere queda liberado del pecado.

8 Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, confiamos que también viviremos con él. 9 Pues sabemos que Cristo, por haber sido levantado de entre los muertos, ya no puede volver a morir; la muerte ya no tiene dominio sobre él. 10 En cuanto a su muerte, murió al pecado una vez y para siempre; en cuanto a su vida, vive para Dios.

11 De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús. 12 Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos. 13 No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia. 14 Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes, porque ya no están bajo la ley sino bajo la gracia.

Comentario

2. Nueva libertad

Rasputín —el aunque loco, también influyente monje ruso—, enseñó a sus seguidores que después de su conversión debían ir y pecar más, de modo que al ser perdonados, sentirían más el amor de Dios. No entendió que la gracia no es una excusa para pecar; más bien, es una razón para no pecar.

Pablo se ocupa de este mismo asunto al preguntar si la gracia satisface todos nuestros pecados, y si al pecar más la gracia abunda aún más, ¿deberíamos «… persistir en el pecado para que la gracia abunde?» (v.1).

Pablo responde: «¡Claro que no! Si hemos dejado el país donde el pecado es soberano, ¿cómo podemos vivir aún en nuestra antigua casa? ¿No te das cuenta de que hemos hecho las maletas y nos hemos ido de allí para siempre?» (v.2, MSG).

Ahora somos libres, tenemos una actitud radicalmente cambiada hacia el pecado. ¿Si hemos sido cambiados tan radicalmente, (de la muerte a la vida), cómo podemos todavía vivir en pecado? Una vez fuimos esclavos del pecado y teníamos que obedecer sus mandamientos, pero ahora somos libres.

En este pasaje vemos los tres tiempos (pasado, presente y futuro) de la salvación:

  • HAS SIDO salvado de la PENA del pecado
    Pablo escribe en tiempo pasado que «nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado; porque el que muere queda liberado del pecado» (vv.6-7).

Nuestro pasado es absuelto totalmente por medio de la muerte de Jesús en la cruz. Tu culpa fue eliminada y la pena por todo tu pecado —pasado, presente y futuro— ha sido pagada, fuiste liberado.

  • SERÁS salvado de la PRESENCIA del pecado
    Pablo escribe: «… si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda también estaremos unidos con él en su resurrección» (v.5).

Tu salvación aún no está completa. Pablo escribe en tiempo futuro sobre la salvación. Un día estarás unido con él en su resurrección y serás liberado para siempre de la presencia del pecado y disfrutarás de la presencia ininterrumpida de Dios para siempre.

  • ERES salvo del PODER del pecado
    Pablo escribe: «Piensen de esta manera de ahora en adelante: El pecado habla un lenguaje muerto que no significa nada para ustedes; Dios habla la lengua materna de ustedes y ustedes aguardan cada palabra. Están muertos al pecado y vivos a Dios. Eso es lo que Jesús hizo.

Eso significa que no deben darle parte al pecado en la forma en que conducen sus vidas. No le den la hora del día, ni siquiera hagan pequeños mandados que estén conectados con aquel viejo modo de vida. Entréguense a sí mismos de todo corazón y a tiempo completo (recuerden, ¡han sido resucitados de entre los muertos!) a la manera de Dios de hacer las cosas» (vv.11-14, MSG).

Jesús te ha liberado, no solo de la culpa del pecado sino también de su poder adictivo. No necesitas pecar más, «el pecado no tendrá dominio sobre ustedes» (v.14). Tienes que considerarte muerto al pecado y vivo a Dios; no necesitas obedecer los malos deseos del pecado. Este es el tiempo presente de la salvación: Eres liberado del poder del pecado al ofrecer los miembros de tu cuerpo a Jesús como instrumentos de justicia.

Señor, gracias por hacerme libre para vivir una nueva vida. Te ofrezco mi cuerpo hoy y oro para que me utilices como un instrumento de justicia.

Antiguo Testamento

Oseas 1:1-2:23

1Ésta es la palabra del Señor que vino a Oseas hijo de Beerí durante los reinados de Uzías, Jotán, Acaz y Ezequías, reyes de Judá, y durante el reinado de Jeroboán hijo de Joás, rey de Israel.

La esposa y los hijos de Oseas

2 La primera vez que el Señor habló por medio de Oseas, le dijo: «Ve y toma por esposa una prostituta, y ten con ella hijos de prostitución, porque el país se ha prostituido por completo. ¡Se ha apartado del Señor!»

3 Oseas fue y tomó por esposa a Gómer, hija de Diblayin, la cual concibió y le dio a luz un hijo.

4 Entonces el Señor le dijo: «Ponle por nombre Jezrel, porque dentro de poco haré que la casa real de Jehú pague por la masacre en Jezrel. Así pondré fin al dominio del reino de Israel. 5 Ese día quebraré el arco de Israel en el valle de Jezrel.»

6 Gómer volvió a concebir y dio a luz una niña. Entonces el Señor le dijo a Oseas: «Ponle por nombre: “Indigna de compasión”, porque no volveré a compadecerme del reino de Israel, sino que le negaré el perdón. 7 En cambio, tendré compasión de la tribu de Judá, y la salvaré; pero no por medio de arco, ni de espada ni de batallas, ni tampoco por medio de caballos y jinetes, sino por medio del Señor su Dios.»

8 Cuando Gómer destetó a la llamada «Indigna de compasión», volvió a concebir y tuvo otro hijo. 9 Entonces el Señor le dijo a Oseas: «Ponle por nombre: “Pueblo ajeno”, porque ni ustedes son mi pueblo, ni yo soy su Dios.

10 »Con todo, los israelitas serán tan numerosos como la arena del mar, que no se puede medir ni contar. Y en el mismo lugar donde se les llamó: “Pueblo ajeno”, se les llamará: “Hijos del Dios viviente”. 11 El pueblo de Judá se reunirá con el pueblo de Israel, y nombrarán un solo jefe y resurgirán en su país, porque grande será el día de Jezrel.

2»Llamen a sus hermanos: “Pueblo mío”, y a sus hermanas: “Compadecidas”.

Castigo y restauración de Israel

2 »¡Échenle en cara a su madre
que ni ella es mi esposa ni yo su esposo!
¡Que se quite del rostro el maquillaje de prostituta,
y de entre los pechos los adornos de ramera!
3 De lo contrario, la desnudaré por completo;
la dejaré como el día en que nació.
La pondré como un desierto:
¡la convertiré en tierra seca y la mataré de sed!
4 No tendré compasión de sus hijos,
porque son hijos de prostitución.
5 Su madre es una prostituta;
¡la que los concibió es una sinvergüenza!
Pues dijo: “Quiero ir tras mis amantes,
que me dan mi pan y mi agua,
mi lana y mi lino, mi aceite y mis bebidas.”
6 Por eso le cerraré el paso con espinos;
la encerraré para que no encuentre el camino.
7 Con ardor perseguirá a sus amantes,
y al no encontrarlos dirá:
“Prefiero volver con mi primer esposo,
porque antes me iba mejor que ahora.”
8 Ella no ha querido reconocer que soy yo
quien le da el grano, el vino nuevo y el aceite.
Yo le he multiplicado la plata y el oro,
¿y que hizo con ellos? ¡Falsos dioses!

9 »Por eso, llegado el momento
le quitaré mi trigo y mi vino nuevo.
La dejaré sin la lana y el lino
que le di para cubrir su desnudez.
10 Voy a exhibir su desvergüenza
a la vista de sus amantes,
y nadie la librará de mi mano.
11 Pondré fin a todo su jolgorio:
sus peregrinaciones, sus lunas nuevas,
sus días de reposo, y sus fiestas solemnes.
12 Devastaré sus vides y sus higueras,
que consideraba la paga de sus amantes.
Las convertiré en maleza,
y los animales del campo acabarán con ellas.
13 La llamaré a cuentas por los días
en que quemaba ofrendas a sus falsos dioses,
cuando se adornaba con zarcillos y joyas,
y olvidándose de mí, se iba tras sus amantes
—afirma el Señor —.

14 »Por eso, ahora voy a seducirla:
me la llevaré al desierto
y le hablaré con ternura.
15 Allí le devolveré sus viñedos,
y convertiré el valle de la Desgracia
en el paso de la Esperanza.
Allí me corresponderá, como en los días de su juventud,
como en el día en que salió de Egipto.

16 »En aquel día —afirma el Señor —,
ya no me llamarás: “mi señor”,
sino que me dirás: “esposo mío”.
17 Te quitaré de los labios el nombre de tus falsos dioses,
y nunca más volverás a invocarlos.
18 Aquel día haré en tu favor un pacto
con los animales del campo,
con las aves de los cielos
y con los reptiles de la tierra.
Eliminaré del país arcos, espadas y guerra,
para que todos duerman seguros.
19 Yo te haré mi esposa para siempre,
y te daré como dote el derecho y la justicia,
el amor y la compasión.
20 Te daré como dote mi fidelidad,
y entonces conocerás al Señor.

21 »En aquel día yo responderé
—afirma el Señor —;
yo le responderé al cielo,
y el cielo le responderá a la tierra;
22 la tierra les responderá al cereal,
al vino nuevo y al aceite,
y éstos le responderán a Jezrel.
23 Yo la sembraré para mí en la tierra;
me compadeceré de la “Indigna de compasión”,
a “Pueblo ajeno” lo llamaré: “Pueblo mío”;
y él me dirá: “Mi Dios”.»

Comentario

3. Nuevo amor

Dios te ama incondicionalmente, de todo corazón y de forma continua. Sin importar lo que hayas hecho, puedes tener un nuevo comienzo, un nuevo inicio, una nueva vida y un nuevo amor.

«Oseas es el profeta del amor» —escribe Eugene Peterson— «pero no el amor como lo imaginamos o fantaseamos. Él era una parábola del amor de Dios por su pueblo hecho realidad como Dios lo reveló y lo promulgó: una parábola vivida. Es una historia asombrosa: un profeta a quien se le ordenó casarse con una prostituta común y tener hijos con ella. Es un mensaje aún más asombroso: Dios nos ama de esta manera, va tras nosotros en lo peor, nos persigue hasta que nos capta, y de hombres y mujeres que no saben nada del amor verdadero, hace gente llena de amor».

Oseas estaba profetizando poco después del tiempo de Amós (750-722 a. C.). Su matrimonio con Gómer era una especie de analogía de la relación de Israel con Dios. Dios le habló a Oseas:

«Ve y toma por esposa una prostituta, y ten con ella hijos de prostitución, porque el país se ha prostituido por completo. ¡Se ha apartado del Señor!» (1:2).

El error de Israel fue ir tras cosas materiales (comida, vino, moda, joyería y perfumes) en lugar de buscar a Dios (2:5,8, MSG). Ellos no pudieron ver que fue Dios quien proveyó estas cosas y todo lo que nos pide es que le busquemos primero a Él.

La respuesta de Dios es frustrarnos cuando perseguimos las cosas más que a Él, al no permitirnos conseguir las cosas en las que hemos puesto nuestros corazones. Dice: «Seguirá a sus amantes, pero no los alcanzará; los buscará, pero no los encontrará» (v.7a, DHH).

Dios anhela que vivas en una relación con Él tan cercana como la de un esposo y una esposa. Afirma: «Ahora voy a seducirla» (v.14a). La lleva a un desierto (a menudo es el lugar donde se oye la voz de Dios) y le habla con ternura (v.14). «En aquel día —afirma el Señor— […] me dirás: “esposo mío”. […]. Yo te haré mi esposa para siempre» (vv.16,19).

Esto prefigura la relación de Jesús con su iglesia. Dios promete una nueva relación amorosa entre Él y Su pueblo (vv.19-20). Ellos conocerán al Señor (lo reconocerán).

Será una relación de amor y compasión. Declara: «Yo la sembraré para mí en la tierra; me compadeceré de la “Indigna de compasión”,

a “Pueblo ajeno” lo llamaré: “Pueblo mío”; y él me dirá: “Mi Dios”» (v.23).

Señor, te doy gracias porque por la muerte y resurrección de Jesús, es posible que yo te conozca; gracias porque puedo caminar cada día en una relación de amor contigo; gracias por mostrar Tu amor por nosotros y llamarnos a Tu pueblo. Gracias, porque puedo decirte: «mi Dios».

Añadidos de Pippa

Romanos 6:12–13b

«Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, […], ofrézcanse más bien a Dios».

Cuando comience en pocos días «Focus» —nuestro campamento anual de la iglesia—, habrá muchas oportunidades para reevaluar nuestras vidas y volver a consagrarlas a Dios. Es hora de deshacerse de la basura que pudo haber entrado o puede estar debajo escondida por algún tiempo; es una oportunidad para escuchar a Dios y descubrir tu llamado para el próximo año.

Versículo del día

reader

App

Enjoy reading or listening to the Bible in one year on your iPhone or Android device.

reader

Email

Receive a daily email with a fresh devotion straight in your inbox.

Sign up now
reader

Podcast

Listen along to the Bible in One Year with the passages read by David Suchet, and Nicky & Pippa reading each day’s commentary. Listen now on:

Or wherever you listen

reader

Website

Far from your mobile device? You can read the daily devotion right here on this website.

References

Nueva Versión Inernacional (NVI)

Copyright © 1999 by Biblica, Inc

Change Language

This website stores data such as cookies to enable necessary site functionality and analytics. Find out more