Día 132

El maravilloso Espíritu Santo

Sabiduría Proverbios 11:29-12:7
Nuevo Testamento Juan 7:14-44
Antiguo Testamento Jueces 14:1-15:20

Introducción

Robbie Williams fue una vez de compras a Los Ángeles y compró siete automóviles, incluyendo un Ferrari, un Porsche y un Mercedes, todos cero kilómetros. Una semana después deseó no haber comprado ninguno de ellos.

Admiro la franqueza de Robbie Williams sobre sí mismo. Él es descarnadamente honesto acerca de sus obsesiones y adicciones. En su canción, Feel (Sentir), canta:

Solo quiero sentir amor verdadero…

Hay un hueco en mi alma

Puedes verlo en mi rostro

Es un lugar verdaderamente enorme.

Dios planta en la humanidad este deseo de «sentir amor verdadero». Ese «hueco en mi alma» es común en todos los seres humanos, no puede llenarse con automóviles, riqueza, éxito o drogas. Es un hueco en forma de Dios. Es un hambre espiritual y una sed de Dios que Jesús nos dijo que solo podría ser lleno por su maravilloso Espíritu Santo (Juan 7:37).

Sabiduría

Proverbios 11:29-12:7

29 El que perturba su casa no hereda más que el viento,
 y el necio termina sirviendo al sabio.

30 El fruto de la justicia es árbol de vida,
 pero el que arrebata vidas es violento.

31 Si los justos reciben su pago aquí en la tierra,
 ¡cuánto más los impíos y los pecadores!

12El que ama la disciplina ama el conocimiento,
 pero el que la aborrece es un necio.

2 El hombre bueno recibe el favor del Señor,
 pero el intrigante recibe su condena.

3 Nadie puede afirmarse por medio de la maldad;
 sólo queda firme la raíz de los justos.

4 La mujer ejemplar es corona de su esposo;
 la desvergonzada es carcoma en los huesos.

5 En los planes del justo hay justicia,
 pero en los consejos del malvado hay engaño.

6 Las palabras del malvado son insidias de muerte,
 pero la boca de los justos los pone a salvo.

7 Los malvados se derrumban y dejan de existir,
 pero los hijos de los justos permanecen.

Comentario

Fruto y favor

¿Quieres que tu vida marque la diferencia? ¿Te das cuenta de que tu vida puede ser una fuente de bendición todos los días para otras personas?

«El fruto de la justicia es árbol de vida» (11:30). Al mirar hacia atrás en Proverbios 11, podemos ver el fruto del Espíritu que el apóstol Pablo describe en Gálatas 5:22:

  • Amor (Proverbios 11:23)
  • Gozo (v.10)
  • Paz (v.8)
  • Paciencia (v.16)
  • Amabilidad (v.17)
  • Bondad (v.17)
  • Fidelidad (v.6)
  • Humildad (v.2)
  • Dominio propio (v.12)

La imagen del «árbol de vida» (v.30) es una bella representación del favor de Dios que se repite una y otra vez en la Escritura, y también está estrechamente ligada con la obra del Espíritu en nuestras vidas (véase Ezequiel 47:1-12, Apocalipsis 22:1-2). Es el Espíritu el que nos capacita y nos ayuda a vivir la clase de vida justa que se describe y a gozar del «favor del Señor» (Proverbios 12:2).

Oración

Señor, oro hoy para tener más del fruto del Espíritu Santo en mi vida: más amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio.

Nuevo Testamento

Juan 7:14-44

Jesús enseña en la fiesta

14 Jesús esperó hasta la mitad de la fiesta para subir al templo y comenzar a enseñar. 15 Los judíos se admiraban y decían: «¿De dónde sacó éste tantos conocimientos sin haber estudiado?»

16 —Mi enseñanza no es mía —replicó Jesús— sino del que me envió. 17 El que esté dispuesto a hacer la voluntad de Dios reconocerá si mi enseñanza proviene de Dios o si yo hablo por mi propia cuenta. 18 El que habla por cuenta propia busca su vanagloria; en cambio, el que busca glorificar al que lo envió es una persona íntegra y sin doblez. 19 ¿No les ha dado Moisés la ley a ustedes? Sin embargo, ninguno de ustedes la cumple. ¿Por qué tratan entonces de matarme?

20 —Estás endemoniado —contestó la multitud—. ¿Quién quiere matarte?

21 —Hice un milagro y todos ustedes han quedado asombrados. 22 Por eso Moisés les dio la circuncisión, que en realidad no proviene de Moisés sino de los patriarcas, y aun en sábado la practican. 23 Ahora bien, si para cumplir la ley de Moisés circuncidan a un varón incluso en sábado, ¿por qué se enfurecen conmigo si en sábado lo sano por completo? 24 No juzguen por las apariencias; juzguen con justicia.

¿Es éste el Cristo?

25 Algunos de los que vivían en Jerusalén comentaban: «¿No es éste al que quieren matar? 26 Ahí está, hablando abiertamente, y nadie le dice nada. ¿Será que las autoridades se han convencido de que es el Cristo? 27 Nosotros sabemos de dónde viene este hombre, pero cuando venga el Cristo nadie sabrá su procedencia.»

28 Por eso Jesús, que seguía enseñando en el templo, exclamó:

—¡Con que ustedes me conocen y saben de dónde vengo! No he venido por mi propia cuenta, sino que me envió uno que es digno de confianza. Ustedes no lo conocen, 29 pero yo sí lo conozco porque vengo de parte suya, y él mismo me ha enviado.

30 Entonces quisieron arrestarlo, pero nadie le echó mano porque aún no había llegado su hora. 31 Con todo, muchos de entre la multitud creyeron en él y decían: «Cuando venga el Cristo, ¿acaso va a hacer más señales que este hombre?»

32 Los fariseos oyeron a la multitud que murmuraba estas cosas acerca de él, y junto con los jefes de los sacerdotes mandaron unos guardias del templo para arrestarlo.

33 —Voy a estar con ustedes un poco más de tiempo —afirmó Jesús—, y luego volveré al que me envió. 34 Me buscarán, pero no me encontrarán, porque adonde yo esté no podrán ustedes llegar.

35 «¿Y éste a dónde piensa irse que no podamos encontrarlo? —comentaban entre sí los judíos—. ¿Será que piensa ir a nuestra gente dispersa entre las naciones, para enseñar a los griegos? 36 ¿Qué quiso decir con eso de que “me buscarán, pero no me encontrarán”, y “adonde yo esté no podrán ustedes llegar”?»

Jesús en el último día de la fiesta

37 En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó:

—¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba! 38 De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva.

39 Con esto se refería al Espíritu que habrían de recibir más tarde los que creyeran en él. Hasta ese momento el Espíritu no había sido dado, porque Jesús no había sido glorificado todavía.

40 Al oír sus palabras, algunos de entre la multitud decían: «Verdaderamente éste es el profeta.» 41 Otros afirmaban: «¡Es el Cristo!» Pero otros objetaban: «¿Cómo puede el Cristo venir de Galilea? 42 ¿Acaso no dice la Escritura que el Cristo vendrá de la descendencia de David, y de Belén, el pueblo de donde era David?» 43 Por causa de Jesús la gente estaba dividida. 44 Algunos querían arrestarlo, pero nadie le puso las manos encima.

Comentario

Plenitud

Todos sabemos lo que es sentir sed física. Nuestras bocas y gargantas se resecan, nuestra fuerza se desvanece y anhelamos ingerir agua. Cuán satisfactorio es beber cuando tenemos sed.

Estar espiritualmente sediento es resecarse en el interior, sentirse totalmente vacío y angustiado. En este pasaje de oro, Jesús describe cómo tu sed espiritual puede ser saciada (llenar el hueco en tu alma) y el efecto que esto puede tener en tu vida.

Jesús se anticipa a lo que sucederá el día de Pentecostés. Habla acerca de la transformación por los ríos de agua viva que el Espíritu Santo trae a tu vida: «Con esto se refería al Espíritu que habrían de recibir más tarde los que creyeran en él. Hasta ese momento el Espíritu no había sido dado, porque Jesús no había sido glorificado todavía» (v.39).

Fue «en el último día, el más solemne día de la fiesta» (v.37). Este fue el día cuando el pueblo preveía que el gran río profetizado en Ezequiel 47 fluiría de Jerusalén. «Jesús se puso de pie» (Juan 7:37); la costumbre habitual era sentarse cuando se enseñaba, pero las palabras que Jesús tenía que decir eran tan significativas que él quería ser visto y oído por toda la gente. Jesús clamó «con voz fuerte» (v.37, DHH). Aunque en el idioma griego su mensaje consistió en tan solo 24 palabras, esta es una promesa que cambia vidas y que todavía puedes experimentar hoy.

  • ¿Quién hace esta promesa?

La gente estaba admirada por la enseñanza de Jesús. ¡Nunca había asistido a la escuela bíblica o en la facultad de teología! (v.15). Recibió su enseñanza de Dios (v.16) y les aclaró que cualquiera que «esté dispuesto a hacer la voluntad de Dios» (v.17) reconocerá su enseñanza.

Jesús exige una respuesta. Algunos pensaron: «Verdaderamente este es el Profeta» (v.40). Sin embargo, como señaló C.S. Lewis, Jesús no dejó abierta esa posibilidad. Hay realmente solo tres opciones: alguien que dijera la clase de cosas que Jesús decía, sería un lunático o «el Demonio del Infierno». La única otra posibilidad posible, la tercera, es que «este hombre era, y es, el Hijo de Dios». Vemos estas tres opciones demostradas en la lectura de hoy:

1. Algunos lo consideraban «el Demonio del Infierno»: «Estás endemoniado» (v.20).

2. Algunos pensaban que estaba loco: «Está [...] loco de remate» (10:20)

3. Pero otros lo reconocieron, «¡Es el Cristo!» (7:41)

  • ¿A quién se hace la promesa?

Jesús señaló: «¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba!» (v.37). Se hace a cada ser humano; se aplica para Robbie Williams como aplica para todos los que nunca han experimentado el Espíritu Santo. Pero también se aplica para aquellos que se sienten insatisfechos espiritualmente. ¿Te sientes fracasado en tu vida de oración? ¿Te sientes frustrado con tu nivel de santidad? ¿Deseas una relación más cercana con Dios? Si la respuesta es sí, estás espiritualmente «sediento» y la promesa aplica hoy para ti.

  • ¿Cuál es la promesa?

Jesús dice: «El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su interior» (v.38, RVA-2015). La fiesta de los Tabernáculos estaba anticipando el río que fluiría fuera del templo en Jerusalén como se profetizó en Ezequiel 47 (que fue leído y promulgado en la fiesta). Jesús les dice que esto se ha cumplido, no en un lugar sino en una Persona.

El río fluye del corazón de Jesús (de su «koilia» – la boca de su estómago o de su ser más íntimo) y de cada cristiano (Juan 7:38) a través de nuestra relación personal y de corazón a corazón con Jesús.

El río fluye dentro de ti y mana de ti. El río fluirá hacia los pequeños «mares muertos» de nuestros corazones y desde nuestro «ser más íntimo». En la superficie, puede que la vida no sea fácil, pero en lo más profundo el Espíritu Santo fluye constantemente como un «río de agua viva».

Este río no fluye de vez en cuando sino que fluye continuamente. No debe estar bloqueado, sino que debe estar constantemente burbujeando y fluyendo fuera de nosotros.

Como exponía el padre Raniero Cantalamessa: «Un cristiano en quien mora el Espíritu Santo no está exento de experimentar la lucha, las tentaciones, los deseos desordenados ni los sentimientos rebeldes [...] (la diferencia es que todas estas cosas vienen) sobre él en contra de su voluntad». Están en la superficie; sin embargo, hay una «paz en el fondo de sus corazones. Eso es como una corriente de aguas profundas que fluye constantemente sin importar el viento ni las olas en la superficie».

  • ¿Cómo recibimos la promesa?

Jesús pide que: «¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beban!» (v.37). Es una promesa para todo «aquel que cree en mí» (vv.38-39). Es tan simple como eso. Puede fluir de ti mientras vienes a Él y bebes hoy.

Te volverás como Jesús. A través de tu amor, de tus palabras, de tu presencia, transmitirás el Espíritu que has recibido de Jesús. Saciarás la sed de los pobres, de los solitarios, de los necesitados, de los que están en angustia y sufrimiento y les darás vida, amor y paz en sus corazones.

Oración

Señor, hoy vengo a ti. Lléname de nuevo con tu Espíritu Santo, con ríos de agua viva para dar vida a todos los que me encuentre hoy.

Antiguo Testamento

Jueces 14:1-15:20

Matrimonio de Sansón

14Sansón descendió a Timnat y vio allí a una joven filistea. 2 Cuando él volvió, les dijo a sus padres:

—He visto en Timnat a una joven filistea; pídanla para que sea mi esposa.

3 Pero sus padres le dijeron:

—¿Acaso no hay ninguna mujer aceptable entre tus parientes, o en todo nuestro pueblo, que tienes que ir a buscar una esposa entre esos filisteos incircuncisos?

Sansón le respondió a su padre:

—¡Pídeme a ésa, que es la que a mí me gusta!

4 Sus padres no sabían que esto era de parte del Señor, que buscaba la ocasión de confrontar a los filisteos; porque en aquel tiempo los filisteos dominaban a Israel. 5 Así que Sansón descendió a Timnat junto con sus padres. De repente, al llegar a los viñedos de Timnat, un rugiente cachorro de león le salió al encuentro. 6 Pero el Espíritu del Señor vino con poder sobre Sansón, quien a mano limpia despedazó al león como quien despedaza a un cabrito. Pero no les contó a sus padres lo que había hecho. 7 Luego fue y habló con la mujer que le gustaba.

8 Pasado algún tiempo, cuando regresó para casarse con ella, se apartó del camino para mirar el león muerto, y vio que había en su cadáver un enjambre de abejas y un panal de miel. 9 Tomó con las manos un poco de miel y comió, mientras proseguía su camino. Cuando se reunió con sus padres, les ofreció miel, y también ellos comieron, pero no les dijo que la había sacado del cadáver del león.

10 Después de eso su padre fue a ver a la mujer. Allí Sansón ofreció un banquete, como era la costumbre entre los jóvenes. 11 Cuando los filisteos lo vieron, le dieron treinta compañeros para que estuvieran con él.

12 —Permítanme proponerles una adivinanza —les dijo Sansón—. Si me dan la solución dentro de los siete días que dura el banquete, yo les daré treinta vestidos de lino y treinta mudas de ropa de fiesta. 13 Pero si no me la dan, serán ustedes quienes me darán los treinta vestidos de lino y treinta mudas de ropa de fiesta.

—Dinos tu adivinanza —le respondieron—, que te estamos escuchando.

14 Entonces les dijo:

«Del que come salió comida;
y del fuerte salió dulzura.»

Pasaron tres días y no lograron resolver la adivinanza. 15 Al cuarto día le dijeron a la esposa de Sansón: «Seduce a tu esposo para que nos revele la adivinanza; de lo contrario, te quemaremos a ti y a la familia de tu padre. ¿Acaso nos invitaron aquí para robarnos?»

16 Entonces la esposa de Sansón se tiró sobre él llorando, y le dijo:

—¡Me odias! ¡En realidad no me amas! Le propusiste a mi pueblo una adivinanza, pero no me has dicho la solución.

—Ni siquiera se la he dado a mis padres —replicó él—; ¿por qué habría de dártela a ti?

17 Pero ella le lloró los siete días que duró el banquete, hasta que al fin, el séptimo día, Sansón le dio la solución, porque ella seguía insistiéndole. A su vez ella fue y les reveló la solución a los de su pueblo.

18 Antes de la puesta del sol del séptimo día los hombres de la ciudad le dijeron:

«¿Qué es más dulce que la miel?
¿Qué es más fuerte que un león?»

Sansón les respondió:

«Si no hubieran arado con mi ternera,
no habrían resuelto mi adivinanza.»

19 Entonces el Espíritu del Señor vino sobre Sansón con poder, y éste descendió a Ascalón y derrotó a treinta de sus hombres, les quitó sus pertenencias y les dio sus ropas a los que habían resuelto la adivinanza. Luego, enfurecido, regresó a la casa de su padre. 20 Entonces la esposa de Sansón fue entregada a uno de los que lo habían acompañado en su boda.

Sansón se venga de los filisteos

15Pasado algún tiempo, durante la cosecha de trigo, Sansón tomó un cabrito y fue a visitar a su esposa.

—Voy a la habitación de mi esposa —dijo él.

Pero el padre de ella no le permitió entrar, 2 sino que le dijo:

—Yo estaba tan seguro de que la odiabas, que se la di a tu amigo. ¿Pero acaso no es más atractiva su hermana menor? Tómala para ti, en lugar de la mayor.

3 Sansón replicó:

—¡Esta vez sí que no respondo por el daño que les cause a los filisteos!

4 Así que fue y cazó trescientas zorras, y las ató cola con cola en parejas, y a cada pareja le amarró una antorcha; 5 luego les prendió fuego a las antorchas y soltó a las zorras por los sembrados de los filisteos. Así incendió el trigo que ya estaba en gavillas y el que todavía estaba en pie, junto con los viñedos y olivares.

6 Cuando los filisteos preguntaron: «¿Quién hizo esto?», les dijeron: «Sansón, el yerno del timnateo, porque éste le quitó a su esposa y se la dio a su amigo.»

Por eso los filisteos fueron y la quemaron a ella y a su padre. 7 Pero Sansón les dijo: «Puesto que actuaron de esa manera, ¡no pararé hasta que me haya vengado de ustedes!» 8 Y los atacó tan furiosamente que causó entre ellos una tremenda masacre. Luego se fue a vivir a una cueva, que está en la peña de Etam.

9 Los filisteos subieron y acamparon en Judá, incursionando cerca de Lehí. 10 Los hombres de Judá preguntaron:

—¿Por qué han venido a luchar contra nosotros?

—Hemos venido a tomar prisionero a Sansón —les respondieron—, para hacerle lo mismo que nos hizo a nosotros.

11 Entonces tres mil hombres de Judá descendieron a la cueva en la peña de Etam y le dijeron a Sansón:

—¿No te das cuenta de que los filisteos nos gobiernan? ¿Por qué nos haces esto?

—Simplemente les he hecho lo que ellos me hicieron a mí —contestó él.

12 Ellos le dijeron:

—Hemos venido a atarte, para entregarte en manos de los filisteos.

—Júrenme que no me matarán ustedes mismos —dijo Sansón.

13 —De acuerdo —respondieron ellos—. Sólo te ataremos y te entregaremos en sus manos. No te mataremos.

Entonces lo ataron con dos sogas nuevas y lo sacaron de la peña. 14 Cuando se acercaba a Lehí, los filisteos salieron a su encuentro con gritos de victoria. En ese momento el Espíritu del Señor vino sobre él con poder, y las sogas que ataban sus brazos se volvieron como fibra de lino quemada, y las ataduras de sus manos se deshicieron. 15 Al encontrar una quijada de burro que todavía estaba fresca, la agarró y con ella mató a mil hombres.

16 Entonces dijo Sansón:

«Con la quijada de un asno
los he amontonado.
Con una quijada de asno
he matado a mil hombres.»

17 Cuando terminó de hablar, arrojó la quijada y llamó a aquel lugar Ramat Lehí. 18 Como tenía mucha sed, clamó al Señor: «Tú le has dado a tu siervo esta gran victoria. ¿Acaso voy ahora a morir de sed, y a caer en manos de los incircuncisos?» 19 Entonces Dios abrió la hondonada que hay en Lehí, y de allí brotó agua. Cuando Sansón la bebió, recobró sus fuerzas y se reanimó. Por eso al manantial que todavía hoy está en Lehí se le llamó Enacoré.

20 Y Sansón gobernó a Israel durante veinte años en tiempos de los filisteos.

Comentario

Libertad

¿Existen hábitos en tu vida de los que anhelas liberarte? ¿Hay patrones de pensamiento que necesitas cambiar? ¿Hay ataduras espirituales de las que necesitas liberarte?

Si alguien estaba «loco de remate» era Sansón. Tenía una fuerza, un poder y una capacidad extraordinaria, pero su vida difícilmente era una vida modelo. La historia de la vida de Sansón es extraña, insólita y quizás un poco embarazosa.

Sin embargo, Sansón es destacado en el Nuevo Testamento como uno de los héroes de la fe (Hebreos 11:32). Dios usa todo tipo de personas. Él nos usa a pesar de nuestros pecados y debilidades.

En este pasaje vemos que la fortaleza y los éxitos de Sansón son el resultado de estar lleno del Espíritu Santo. En tres ocasiones en el pasaje de hoy leemos que «El Espíritu del Señor vino con poder sobre él» (Jueces 14:6,19; 15:14).

Es asombroso lo que puede suceder cuando el Espíritu del Señor viene «con poder» sobre las personas. Como tantas veces, lo que Dios hizo en el Antiguo Testamento de una manera física lo hizo en el Nuevo Testamento de una manera espiritual.

En la tercera ocasión que «el Espíritu del Señor vino sobre él con poder, las sogas que ataban sus brazos se volvieron como fibra de lino quemada, y las ataduras de sus manos se deshicieron» (15:14). Esto puede ser visto como una imagen de liberación de nuestros malos hábitos, obsesiones y adicciones. El poder del Espíritu Santo puede liberarnos de las cosas que nos atan.

Oración

Señor, lléname de corrientes de agua viva, satisface mi sed, rompe toda atadura y ayudándome como a Jesús, a demostrar no solo el poder del Espíritu, sino también el fruto del Espíritu Santo maravilloso en mi vida cotidiana.

Añadidos de Pippa

Pippa añade

Jueces 14:1–15:20

Sansón parece un héroe extraño, nació con tantas promesas sobre él. ¿Cómo se convirtió en un hombre tan salvaje e impredecible? Tenía tantas culpas y relaciones desastrosas; no obstante, Dios lo suscitó para dirigir a Israel durante 20 años. Podría haberlo hecho mejor si hubiera seguido a Dios de todo corazón y no hubiera sido condescendiente con sus propias pasiones; a pesar de todo, Dios puede usar incluso a las personas más imprevistas.

Versículo del día

Juan 7:37-38

'En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: —¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba! De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva.'
reader

App

Enjoy reading or listening to the Bible in one year on your iPhone or Android device.

reader

Email

Receive a daily email with a fresh devotion straight in your inbox.

Regístrate ahora
reader

Podcast

Subscribe and listen to Bible in One Year delivered to your favourte podcast app everyday.

reader

Website

Far from your mobile device? You can read the daily devotion right here on this website.

Referencias

Notas:

Robbie Williams, ‘Feel’, de Escapology, (EMI, 2002), Compositores: Williams, Robert Peter / Chambers, Guy Antony. Letras © Universal Music Publishing Group, FARRELL MUSIC LIMITED.

C.S. Lewis, Mero cristianismo (Ediciones Rialp, 2009) p. 69

Unless otherwise stated, Scripture quotations taken from the Holy Bible, New International Version Anglicised, Copyright © 1979, 1984, 2011 Biblica, formerly International Bible Society. Used by permission of Hodder & Stoughton Publishers, an Hachette UK company. All rights reserved. ‘NIV’ is a registered trademark of Biblica. UK trademark number 1448790.

Scripture quotations marked (AMP) taken from the Amplified® Bible, Copyright © 1954, 1958, 1962, 1964, 1965, 1987 by The Lockman Foundation. Used by permission. (www.Lockman.org)

Scripture marked (MSG) taken from The Message. Copyright © 1993, 1994, 1995, 1996, 2000, 2001, 2002. Used by permission of NavPress Publishing Group.

Biblia en un año

  • INTRODUCTION
  • WISDOM BIBLE
  • WISDOM COMMENTARY
  • NEW TESTAMENT BIBLE
  • NEW TESTAMENT COMMENTARY
  • OLD TESTAMENT BIBLE
  • OLD TESTAMENT COMMENTARY
  • PIPPA ADDS

Change Language

This website stores data such as cookies to enable necessary site functionality and analytics. Find out more