Día 266

¿Qué diferencia hace o marca Jesús?

Sabiduría Salmos 110:1-7
Nuevo Testamento Efesios 2:1-22
Antiguo Testamento Isaías 55:1-57:13

Introducción

  • «Mi vida ha cambiado completamente. Ahora miro al mundo con unos ojos diferentes... siento amor por todos y una paz interior que nunca imaginé podría existir».
  • «Había estado viviendo en un agujero oscuro, llevaba un gran peso sobre mis hombros [...] esa carga se ha ido [...] y estoy lleno de mucha esperanza, gozo, entusiasmo y amor, y todo lo que quiero hacer es servir a Cristo donde él me diga».
  • «Siento como que he encontrado el amor y he conquistado la muerte, todo en un día».

He entrevistado a cientos de personas de todo el mundo que han llegado a la fe en Jesús. La pregunta que hago una y otra vez es: «¿Qué diferencia ha hecho o marcado Jesús?» Y las respuestas citadas anteriormente son genuinas y típicas. La diferencia que Jesús hace es descomunal, eterna e imposible de comprender plenamente.

Sabiduría

Salmos 110:1-7

Salmo 110

Salmo de David.

1 Así dijo el Señor a mi Señor:

«Siéntate a mi derecha
hasta que ponga a tus enemigos
por estrado de tus pies.»

2 ¡Que el Señor extienda desde Sión
 el poder de tu cetro!
 ¡Domina tú en medio de tus enemigos!
3 Tus tropas estarán dispuestas
 el día de la batalla,
ordenadas en santa majestad.
 De las entrañas de la aurora
recibirás el rocío de tu juventud.

4 El Señor ha jurado
 y no cambiará de parecer:
«Tú eres sacerdote para siempre,
 según el orden de Melquisedec.»

5 El Señor está a tu mano derecha;
 aplastará a los reyes en el día de su ira.
6 Juzgará a las naciones y amontonará cadáveres;
 aplastará cabezas en toda la tierra.
7 Beberá de un arroyo junto al camino,
 y por lo tanto cobrará nuevas fuerzas.

Comentario

1. Perdón permanente

Jesús hizo posible el perdón a través de su perfecto y único sacrificio por nuestros pecados. Él estaba excepcionalmente calificado para hacerlo como el «Rey de reyes» y «Gran Sumo Sacerdote».

Jesús vio claramente que este salmo soberano de David se refería a sí mismo (v.1, ver Mateo 22:42-45, Lucas 20:42-44). Es uno de los más citados en el Nuevo Testamento. En este salmo se unen dos líneas de la profecía del Antiguo Testamento.

  • Rey de reyes

Aunque se trata de un rey humano, apunta hacia un Rey divino que será Rey sobre todos los reyes (Salmo 110:5).

  • Gran Sumo Sacerdote

El escritor de Hebreos cita este salmo como referencia de Jesús (ver Hebreos 7:17-22) como el que es el sacerdote para siempre en el orden de Melquisedec (Salmo 110:4). Ni Melquisedec ni Jesús eran levitas. Pero ambos eran sacerdotes, no por su ascendencia, sino sobre la base del poder de una vida indestructible (Hebreos 7:16).

Mientras que los sacerdotes del Antiguo Testamento eran temporales, el sacerdocio de Jesús es permanente: «Él ofreció el sacrificio una sola vez y para siempre cuando se ofreció a sí mismo» (Hebreos 7:27). «Tú eres sacerdote para siempre» (Salmo 110:4).

Oración

Rey Jesús, gracias por haber hecho el único y perfecto sacrificio por mis pecados, para que yo pueda ser perdonado y mi vida pueda ser completamente transformada.

Nuevo Testamento

Efesios 2:1-22

La vida en Cristo

2En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, 2 en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. 3 En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios. 4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, 5 nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! 6 Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con él en las regiones celestiales, 7 para mostrar en los tiempos venideros la incomparable riqueza de su gracia, que por su bondad derramó sobre nosotros en Cristo Jesús. 8 Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, 9 no por obras, para que nadie se jacte. 10 Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.

Unidad en Cristo

11 Por lo tanto, recuerden ustedes los gentiles de nacimiento —los que son llamados «incircuncisos» por aquellos que se llaman «de la circuncisión», la cual se hace en el cuerpo por mano humana—, 12 recuerden que en ese entonces ustedes estaban separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. 13 Pero ahora en Cristo Jesús, a ustedes que antes estaban lejos, Dios los ha acercado mediante la sangre de Cristo.

14 Porque Cristo es nuestra paz: de los dos pueblos ha hecho uno solo, derribando mediante su sacrificio el muro de enemistad que nos separaba, 15 pues anuló la ley con sus mandamientos y requisitos. Esto lo hizo para crear en sí mismo de los dos pueblos una nueva humanidad al hacer la paz, 16 para reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo mediante la cruz, por la que dio muerte a la enemistad. 17 Él vino y proclamó paz a ustedes que estaban lejos y paz a los que estaban cerca. 18 Pues por medio de él tenemos acceso al Padre por un mismo Espíritu.

19 Por lo tanto, ustedes ya no son extraños ni extranjeros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios, 20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular. 21 En él todo el edificio, bien armado, se va levantando para llegar a ser un templo santo en el Señor. 22 En él también ustedes son edificados juntamente para ser morada de Dios por su Espíritu.

Comentario

2. Paz y reconciliación

«Paz» es una palabra que resume todas las bendiciones que Jesús trae a nuestras vidas. Cristo vino y proclamó la posibilidad de «paz» para todos (v.17).

Después de su resurrección, Jesús está sentado a la diestra de Dios, como se profetiza en el salmo de hoy (Salmo 110:1). Estar sentado implica descanso y paz. Has muerto con Cristo, fuiste sepultado con él y resucitado con él, y ahora estás sentado con él en los reinos celestiales (Efesios 2:6). Puedes disfrutar de su paz y descanso mientras sigues con tu vida cotidiana.

Pablo describe la vida sin Cristo en estos términos:

  • «muertos en sus transgresiones y pecados» (v.1)
  • siguiendo «los poderes de este mundo» (v.2)
  • «impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos» (v.3a)
  • «objeto de la ira» (v.3b)
  • «separados de Cristo» (v.12a)
  • «antes estabá[mos] excluidos» (v.11, NTV)
  • «ajenos a los pactos de la promesa» (v.12b)
  • «sin esperanza» (v.12c)
  • «sin Dios en el mundo» (v.12c)
  • «lejos» (v.13)
  • separados por «el muro de enemistad» (v.14b)
  • «extraños [y] extranjeros» (v.19).

Pablo describe la diferencia que Jesús hace o marca en estos términos contrastantes:

  • «con Cristo Jesús, Dios nos resucitó» (v.6)
  • «senta[dos] con él en las regiones celestiales» (v.6)
  • «somos la obra maestra de Dios» (v.10, NTV)
  • «creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano» (v.10)
  • «acercado[s] mediante la sangre de Cristo» (v.13)
  • «reconciliar con Dios […] mediante la cruz» (v.16)
  • «acceso al Padre por un mismo Espíritu» (v.18)
  • «conciudadanos de los santos» (v.19)
  • «miembros de la familia de Dios» (v.19)
  • «morada de Dios por su Espíritu» (v.22).

El contraste no podría ser mayor entre la alienación anterior —de ti mismo y de Dios— y la paz y reconciliación que Jesús trae. Es Jesús quien marca la diferencia. Recibes vida con Cristo (v.5), eres resucitado con Cristo (v.6), has sido salvado por medio de la fe en Cristo (v.8), es en Cristo Jesús que has sido acercado (v.13). Es a través de Jesús como tienes acceso al Padre por un mismo Espíritu (v.18). Jesucristo mismo es la piedra angular del nuevo templo, la iglesia.

El único mandato que Pablo da en este pasaje es simplemente «recordar» esta asombrosa transformación que Jesús trae a tu vida (vv.12-13). Con mucha frecuencia podemos olvidar que ser cristiano consiste en lo que Jesús ha hecho por nosotros, y nos quedamos atrapados en aquello que nosotros estamos haciendo. Este pasaje te ayuda a detenerte, recordar y dar gracias a tu increíble Salvador por todo lo que ha hecho por ti.

Oración

Señor, gracias por Tu gran amor por mí. Gracias por la completa transformación que traes a mi vida.

Antiguo Testamento

Isaías 55:1-57:13

Invitación a los sedientos

55»¡Vengan a las aguas
todos los que tengan sed!
¡Vengan a comprar y a comer
los que no tengan dinero!
Vengan, compren vino y leche
sin pago alguno.
2 ¿Por qué gastan dinero en lo que no es pan,
 y su salario en lo que no satisface?
Escúchenme bien, y comerán lo que es bueno,
 y se deleitarán con manjares deliciosos.
3 Presten atención y vengan a mí,
 escúchenme y vivirán.
Haré con ustedes un pacto eterno,
 conforme a mi constante amor por David.
4 Lo he puesto como testigo para los pueblos,
 como su jefe supremo.
5 Sin duda convocarás a naciones
 que no conocías,
y naciones que no te conocían
 correrán hacia ti,
gracias al Señor tu Dios,
 el Santo de Israel,
que te ha colmado de honor.»

6 Busquen al Señor mientras se deje encontrar,
 llámenlo mientras esté cercano.
7 Que abandone el malvado su camino,
 y el perverso sus pensamientos.
Que se vuelva al Señor, a nuestro Dios,
 que es generoso para perdonar,
y de él recibirá misericordia.
8 «Porque mis pensamientos no son los de ustedes,
 ni sus caminos son los míos
 —afirma el Señor —.
9 Mis caminos y mis pensamientos
 son más altos que los de ustedes;
 ¡más altos que los cielos sobre la tierra!
10 Así como la lluvia y la nieve
 descienden del cielo,
y no vuelven allá sin regar antes la tierra
 y hacerla fecundar y germinar
para que dé semilla al que siembra
 y pan al que come,
11 así es también la palabra que sale de mi boca:
 No volverá a mí vacía,
sino que hará lo que yo deseo
 y cumplirá con mis propósitos.
12 Ustedes saldrán con alegría
 y serán guiados en paz.
A su paso, las montañas y las colinas
 prorrumpirán en gritos de júbilo
y aplaudirán todos los árboles del bosque.
13 En vez de zarzas, crecerán cipreses;
 mirtos, en lugar de ortigas.
Esto le dará renombre al Señor;
 será una señal que durará para siempre.»

Salvación para los demás

56Así dice el Señor:

«Observen el derecho
y practiquen la justicia,
porque mi salvación está por llegar;
mi justicia va a manifestarse.
2 Dichoso el que así actúa,
 y se mantiene firme en sus convicciones;
el que observa el sábado sin profanarlo,
 y se cuida de hacer lo malo.»

3 El extranjero que por su propia voluntad
 se ha unido al Señor, no debe decir:
«El Señor me excluirá de su pueblo.»
 Tampoco debe decir el eunuco:
«No soy más que un árbol seco.»

4 Porque así dice el Señor:

«A los eunucos que observen mis sábados,
que elijan lo que me agrada,
y sean fieles a mi pacto,
5 les concederé ver grabado su nombre
 dentro de mi templo y de mi ciudad;
¡eso les será mejor que tener hijos e hijas!
 También les daré un nombre eterno
que jamás será borrado.
6 Y a los extranjeros que se han unido al
 para servirle,
para amar el nombre del Señor,
 y adorarlo,
a todos los que observan el sábado sin profanarlo
 y se mantienen firmes en mi pacto,
7 los llevaré a mi monte santo;
 ¡los llenaré de alegría en mi casa de oración!
Aceptaré los holocaustos y sacrificios
 que ofrezcan sobre mi altar,
porque mi casa será llamada
 casa de oración para todos los pueblos.»

8 Así dice el Señor omnipotente,
 el que reúne a los desterrados de Israel:
«Reuniré a mi pueblo con otros pueblos,
 además de los que ya he reunido.»

La acusación de Dios contra los malvados

9 Animales del campo y fieras del bosque,
 ¡vengan todos y devoren!
10 Ciegos están todos los guardianes de Israel;
 ninguno de ellos sabe nada.
Todos ellos son perros mudos,
 que no pueden ladrar.
Se acuestan y desvarían;
 les encanta dormitar.
11 Son perros de voraz apetito;
 nunca parecen saciarse.
Son pastores sin discernimiento;
 cada uno anda por su propio camino.
Todos, sin excepción,
 procuran su propia ganancia.
12 «¡Vengan, busquemos vino!
 ¡emborrachémonos con licor!
—gritan a una voz—.
 ¡Y mañana haremos lo mismo que hoy,
pero mucho mejor!»

57El justo perece, y a nadie le importa;
mueren tus siervos fieles, y nadie comprende
que mueren los justos a causa del mal.
2 Los que van por el camino recto mueren en paz;
 hallan reposo en su lecho de muerte.

3 «Ustedes, hijos de hechicera,
 descendientes de adúltero con prostituta,
 ¡acérquense!
4 ¿De quién quieren burlarse?
 ¿A quién le hacen muecas despectivas
y le sacan la lengua?
 ¿Acaso no son ustedes una camada de rebeldes,
y una descendencia de mentirosos?
5 Entre los robles, y debajo de todo árbol frondoso,
 dan rienda suelta a su lujuria;
junto a los arroyos, y en las grietas de las rocas,
 sacrifican a niños pequeños.
6 Las piedras lisas de los arroyos,
 serán tu herencia;
sí, ellas serán tu destino.
 Ante ellas has derramado libaciones
y has presentado ofrendas de grano.
 Ante estas cosas, ¿me quedaré callado?
7 Sobre un monte alto y encumbrado,
 pusiste tu lecho,
y hasta allí subiste
 para ofrecer sacrificios.
8 Detrás de tu puerta y de sus postes
 has puesto tus símbolos paganos.
Te alejaste de mí, te desnudaste,
 subiste al lecho que habías preparado;
entraste en arreglos con la gente
 con quienes deseabas acostarte,
y contemplaste su desnudez.
9 Acudiste a Moloc y le llevaste aceite de oliva,
 y multiplicaste tus perfumes.
Enviaste muy lejos a tus embajadores;
 ¡hasta el sepulcro mismo los hiciste bajar!
10 De tanto andar te cansaste,
 pero no dijiste: “Hasta aquí llego.”
Lograste renovar tus fuerzas;
 por eso no desmayaste.

11 »¿Quién te asustó, quién te metió miedo,
 que me has engañado?
No te acordaste de mí,
 ni me tomaste en cuenta.
¿Será que no me temes
 porque guardé silencio tanto tiempo?
12 Yo denunciaré tu justicia y tus obras,
 y de nada te servirán.
13 Cuando grites pidiendo ayuda,
 ¡que te salve tu colección de ídolos!
A todos ellos se los llevará el viento;
 con un simple soplo desaparecerán.
Pero el que se refugia en mí
 recibirá la tierra por herencia
y tomará posesión de mi monte santo.»

Comentario

3. Propósito y significado

La Biblia es una larga invitación para venir a Dios. Comienza con el llamado de Dios a Adán, lleno de amor y angustia: «¿Dónde estás?» (Génesis 3:9) y termina con la invitación del Espíritu y la Novia que dicen: «¡Ven!» (Apocalipsis 22:17).

Jesús a menudo invitaba a la gente: «Vengan a mí» (Mateo 11:28), «Vengan al banquete de bodas» (22:4), «… venga a mí y beba» (Juan 7:37). En este capítulo, una vez Dios más envía una invitación a venir.

«¿Alguien tiene sed?

Venga y beba,

¡aunque no tenga dinero!

Vengan, tomen vino o leche,

¡es todo gratis!» (Isaías 55:1, NTV).

La invitación es urgente y universal. El Nuevo Testamento lo ve como la invitación de Jesús a nosotros (ver Hechos 13:34-35). Aquí hay cuatro razones por las que deberías venir a él:

  • Solo Jesús puede satisfacer el hambre en tu corazón

Sin Jesús tenemos sed (Isaías 55:1). Trabajamos por lo que no satisface (v.2). Los primeros versículos se hacen eco del clamor de los que venden sus mercancías en Babilonia, el centro del comercio en el mundo antiguo. Este es el mensaje: las cosas materiales no satisfacen. Sin Dios estamos siempre parcialmente vacíos, experimentando una falta de satisfacción y un sentimiento de insatisfacción.

La oferta de Jesús es gratis. Es para «los que no tengan dinero» (v.1). La promesa es que al llegar a Jesús «se deleitarán con manjares deliciosos [...] y vivirán» (vv.2-3). Aquellos que vienen a él quedan profundamente satisfechos. Dios no te ofrece comida basura, sino un banquete. En palabras de The Message, sus palabras son «vivificantes» y «nutritivas para la vida» (v.2, MSG).

  • El amor y la misericordia de Jesús son grandes
    El arrepentimiento es necesario para gozar completamente de la presencia de Dios (vv.6-9). Apártate del pecado: «Que abandone el malvado su camino, y el perverso sus pensamientos» (v.7a). Me gusta la definición que un niño da sobre el arrepentimiento: «Sentirlo tanto que dejas de hacerlo».

El arrepentimiento también implica volverse a Dios: «Que se vuelva al Señor, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él recibirá misericordia» (v.7b). No importa cuán lejos hayas llegado, Dios te perdonará. Él «perdonará con generosidad» (v.7, NTV).

  • Jesús es el transformador de la vida

«Ustedes saldrán con alegría y serán guiados en paz. A su paso, las montañas y las colinas prorrumpirán en gritos de júbilo y aplaudirán todos los árboles del bosque. En vez de zarzas, crecerán cipreses; mirtos, en lugar de ortigas» (vv.12-13).

La aplicación inmediata de este pasaje fue la salida de los judíos de Babilonia. Israel «salió» de Babilonia y regresó a Jerusalén en «alegría» y «paz».

Sin embargo, aquella profecía no alcanzará el cumplimiento completo hasta el regreso de Jesucristo. Entonces, la naturaleza misma será renovada y restaurada. Tenemos un anticipo de esto ahora, en esta vida; pero el cumplimiento definitivo de aquellos versículos será cuando Jesús regrese, en el nuevo cielo y la nueva tierra.

La Biblia no es solo la historia de la raza humana, sino que es la historia de toda la creación en donde la raza humana juega un papel central y crucial.

  • Jesús tiene un propósito para tu vida

Las bendiciones de Dios nunca fueron pensadas para ser disfrutadas de forma egoísta (vv.3b-5). Debían transmitirse a otros. No puedes ofrecer a otros lo que no has recibido. Pero cuando hayas disfrutado de una bendición, pásala a otros.

Como dice Pablo en el pasaje del Nuevo Testamento de hoy, eres «la obra maestra de Dios». Él te creó de nuevo en Cristo Jesús para que puedas hacer las buenas obras que Él planeó para ti hace mucho tiempo (ver Efesios 2:10, NTV). Tu vida tiene un propósito, tu historia es importante, tus sueños cuentan, tu voz importa: naciste para tener un impacto.

Oración

Señor, gracias porque me invitas a venir a Ti a beber el agua de la vida. Gracias por la enorme diferencia que haces y marcas en mi vida, tanto ahora mismo como en la eternidad.

Añadidos de Pippa

Efesios 2:10

«Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica».

Una de las razones por las que fuimos creados es para hacer buenas obras. Me pregunto qué «dispuso de antemano» Dios para que yo haga hoy.

Versículo del día

Efesios 2:10

'Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.'
reader

App

Enjoy reading or listening to the Bible in one year on your iPhone or Android device.

reader

Email

Receive a daily email with a fresh devotion straight in your inbox.

Regístrate ahora
reader

Podcast

Subscribe and listen to Bible in One Year delivered to your favourte podcast app everyday.

reader

Website

Far from your mobile device? You can read the daily devotion right here on this website.

Referencias

Escritura marcada (MSG) es tomada de la traducción bíblica The Message, no está traducida a español, se parafrasea.

Unless otherwise stated, Scripture quotations taken from the Holy Bible, New International Version Anglicised, Copyright © 1979, 1984, 2011 Biblica, formerly International Bible Society. Used by permission of Hodder & Stoughton Publishers, an Hachette UK company. All rights reserved. ‘NIV’ is a registered trademark of Biblica. UK trademark number 1448790.

Scripture quotations marked (AMP) taken from the Amplified® Bible, Copyright © 1954, 1958, 1962, 1964, 1965, 1987 by The Lockman Foundation. Used by permission. (www.Lockman.org)

Scripture marked (MSG) taken from The Message. Copyright © 1993, 1994, 1995, 1996, 2000, 2001, 2002. Used by permission of NavPress Publishing Group.

Biblia en un año

  • INTRODUCTION
  • WISDOM BIBLE
  • WISDOM COMMENTARY
  • NEW TESTAMENT BIBLE
  • NEW TESTAMENT COMMENTARY
  • OLD TESTAMENT BIBLE
  • OLD TESTAMENT COMMENTARY
  • PIPPA ADDS

Change Language

This website stores data such as cookies to enable necessary site functionality and analytics. Find out more