Día 262

Al fin libre

Sabiduría Salmos 108:6-13
Nuevo Testamento Gálatas 4:21-5:6
Antiguo Testamento Isaías 44:24-46:13

Introducción

No tenía a nadie que le ayudara a convertirse en abogado o político; no estaba interesado en el ejército; tampoco tenía ningún deseo de ser médico. Por lo tanto, la única carrera obvia en aquellos días para un hombre con su procedencia, era convertirse en clérigo de la Iglesia de Inglaterra.

Trató de hacerse aceptable para Dios guardando toda la ley, por dentro y por fuera. Se levantaba temprano, oraba, se negó a sí mismo, trató de ganar el perdón y la paz mediante un mayor esfuerzo. Pero él «gimoteaba bajo un yugo pesado».

El 24 de mayo de 1738, a las 8:45 am, oyó a alguien leyendo un libro del gran reformador Martín Lutero. Más tarde recordó: «Mientras él describía el cambio que Dios obra en el corazón a través de la fe en Cristo, sentí que mi corazón ardía extrañamente. Sentí que confiaba en Cristo, en Cristo solo para la salvación; y me fue dada la seguridad de que había quitado mis pecados, aun los míos, y me salvó de la ley del pecado y de la muerte».

John Wesley llegó a ser uno de los predicadores más grandes de la historia, predicando más de 40 000 sermones centrados en la libertad a través de la fe en Jesucristo. «Había cambiado la fe de un siervo por la fe de un hijo». Al fin era libre.

«Libertad» es la palabra que mejor resume la vida cristiana.

Sabiduría

Salmos 108:6-13

6 Líbranos con tu diestra, respóndeme
 para que tu pueblo amado quede a salvo.
7 Dios ha dicho en su santuario:
 «Triunfante repartiré a Siquén,
 y dividiré el valle de Sucot.
8 Mío es Galaad, mío es Manasés;
 Efraín es mi yelmo y Judá mi cetro.
9 En Moab me lavo las manos,
 sobre Edom arrojo mi sandalia;
 sobre Filistea lanzo gritos de triunfo.»

10 ¿Quién me llevará a la ciudad fortificada?
 ¿Quién me mostrará el camino a Edom?
11 ¿No es Dios quien nos ha rechazado?
 ¡Ya no sales, oh Dios, con nuestros ejércitos!
12 Bríndanos tu ayuda contra el enemigo,
 pues de nada sirve la ayuda humana.
13 Con Dios obtendremos la victoria;
 ¡él pisoteará a nuestros enemigos!

Comentario

1. Clama por libertad

David sabía que Dios lo amaba, y oró para que Dios lo salvara y lo ayudara. «Líbranos con tu diestra, respóndeme para que tu pueblo amado quede a salvo» (v.6). Ser salvo es ser liberado.

Si te enfrentas a algún reto difícil en tu vida, ora como David:

«Bríndanos tu ayuda contra el enemigo,

pues de nada sirve la ayuda humana.

Con Dios obtendremos la victoria» (vv.12-13a).

Oración

Señor, gracias porque me amas, me ayudas y me liberas. Señor, hoy oro por tu ayuda con...

Nuevo Testamento

Gálatas 4:21-5:6

Agar y Sara

21 Díganme ustedes, los que quieren estar bajo la ley: ¿por qué no le prestan atención a lo que la ley misma dice? 22 ¿Acaso no está escrito que Abraham tuvo dos hijos, uno de la esclava y otro de la libre? 23 El de la esclava nació por decisión humana, pero el de la libre nació en cumplimiento de una promesa.

24 Ese relato puede interpretarse en sentido figurado: estas mujeres representan dos pactos. Uno, que es Agar, procede del monte Sinaí y tiene hijos que nacen para ser esclavos. 25 Agar representa el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la actual ciudad de Jerusalén, porque junto con sus hijos vive en esclavitud. 26 Pero la Jerusalén celestial es libre, y ésa es nuestra madre. 27 Porque está escrito:

«Tú, mujer estéril que nunca has dado a luz,
¡grita de alegría!
Tú, que nunca tuviste dolores de parto,
¡prorrumpe en gritos de júbilo!
Porque más hijos que la casada
tendrá la desamparada.»

28 Ustedes, hermanos, al igual que Isaac, son hijos por la promesa. 29 Y así como en aquel tiempo el hijo nacido por decisión humana persiguió al hijo nacido por el Espíritu, así también sucede ahora. 30 Pero, ¿qué dice la Escritura? «¡Echa de aquí a la esclava y a su hijo! El hijo de la esclava jamás tendrá parte en la herencia con el hijo de la libre.» 31 Así que, hermanos, no somos hijos de la esclava sino de la libre.

Libertad en Cristo

5Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud.

2 Escuchen bien: yo, Pablo, les digo que si se hacen circuncidar, Cristo no les servirá de nada. 3 De nuevo declaro que todo el que se hace circuncidar está obligado a practicar toda la ley. 4 Aquellos de entre ustedes que tratan de ser justificados por la ley, han roto con Cristo; han caído de la gracia. 5 Nosotros, en cambio, por obra del Espíritu y mediante la fe, aguardamos con ansias la justicia que es nuestra esperanza. 6 En Cristo Jesús de nada vale estar o no estar circuncidados; lo que vale es la fe que actúa mediante el amor.

Comentario

2. Vive una vida de libertad

En nuestra cultura, la libertad a menudo se entiende como ser capaz de hacer lo que quieras, como quieras y cuando quieras. Pero cuando vives de esa manera, no necesariamente te sientes verdaderamente libre.

Según la enseñanza de Pablo en el pasaje de hoy, la libertad viene a través de Jesucristo. Su mensaje es que no naciste «libre», sino que para ser libre, debes «nacer de nuevo». La verdadera libertad se encuentra en una vida de fe en Cristo.

Muchas ideas de libertad fallan porque no se dan cuenta de la verdadera naturaleza de nuestro cautiverio. La creencia en la libertad como un derecho de cuna un determinado grupo de personas, ha dado a luz a menudo a un nacionalismo y un racismo perversos. Ha producido algunos de los males más graves de los últimos tiempos, incluyendo el nazismo y la segregación racial.

El título de la película Grita Libertad expresa algo que todos anhelamos. Ya sea que se trate de la libertad racial o política (como en el caso de esta película), o libertad de expresión, libertad de reunión, libertad de culto, libertad de conciencia, libertad económica o libertad individual, el mundo entero clama por la libertad.

Todas estas formas de libertad son importantes, pero puedes tenerlas todas y aun así seguir en la esclavitud. De otra manera, puedes no tener ninguna de ellas, pero aún así ser libre. El Evangelio contiene dentro de él la promesa de otras formas de libertad, pero comienza con una libertad que es más profunda que cualquier otra.

«Cristo nos libertó para que vivamos en libertad» (5:1). Jesús nos hace libres para vivir una vida de libertad, fe y amor a través del Espíritu. Los oponentes de Pablo —los judaizantes—, se jactaron de ser hijos de Abraham. Pablo usó un argumento alegórico para confrontarlos. (Es interesante señalar de paso que Pablo estaba bastante satisfecho de interpretar el Antiguo Testamento figurativamente, 4:24).

Pablo dijo a sus oponentes que hay dos maneras en que podemos vivir: bajo esclavitud o en libertad. Explica que hay dos pactos: «Ustedes se jactan de ser hijos de Abraham, pero Abraham realmente tuvo dos hijos, uno en esclavitud y otro en libertad». La verdadera descendencia de Abraham no es física, sino espiritual. No es suficiente tener a Abraham como tu padre. La pregunta crucial es: «¿Quién es tu madre?»

Argumentó que por causa de la insistencia de sus oponentes en la ley, en realidad eran hijos de Agar. Esta analogía representa el antiguo pacto, la ciudad actual de Jerusalén, Ismael, el hijo de la carne, y una vida de esclavitud (v.25). Esta es la vida que John Wesley experimentó antes de su conversión. Es una vida de frustración y fracaso, confusión y derrota.

Ser cristiano, por el contrario, es ser un hijo no solo de Abraham, sino también de Sara. Sara representa el nuevo pacto, la nueva Jerusalén («la Jerusalén celestial», v.26), Isaac (el hijo por la promesa, v.28) y la libertad que está en Cristo. Esto es lo que Wesley experimentó el día en que confió en Cristo, y Cristo solo, para la salvación. Su corazón «ardía extrañamente». Este es el camino de la paz, la alegría y la libertad.

Pablo señaló que así como Ismael ridiculizó a Isaac (ver Génesis 21:9), los gálatas que son «nacidos por el poder del Espíritu» (Gálatas 4:29) no deben sorprenderse de ser perseguidos por aquellos «judaizantes».

Concluyó su argumento en esta sección diciendo: «No somos hijos de la esclava, sino de la libre» (v.31), —continuó— «Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud» (5:1). La imagen es la de un buey inclinado con un arnés pesado.

La «circuncisión» era el símbolo teológico que defendía una religión de la ley (vv.2-3). Pablo argumentó que añadir la circuncisión es perder a Cristo; buscar ser justificado por las obras es desprenderse de la gracia (v.4).

La vida cristiana es una vida de fe. No trabajamos para nuestra salvación; la esperamos (v.5). Mientras tanto, «lo que vale es la fe que actúa mediante el amor» (v.6b).

Oración

Señor, gracias por liberarme para poder vivir una vida de libertad. Gracias por la libertad que el Espíritu Santo aporta a mi vida. Ayúdame a expresar hoy mi fe mediante el amor.

Antiguo Testamento

Isaías 44:24-46:13

Jerusalén vuelve a ser habitada

24 «Así dice el Señor, tu Redentor,
 quien te formó en el seno materno:

“Yo soy el Señor,
que ha hecho todas las cosas,
yo solo desplegué los cielos
y expandí la tierra.
¿Quién estaba conmigo?

25 » ”Yo frustro las señales de los falsos profetas
 y ridiculizo a los adivinos;
yo hago retroceder a los sabios
 y convierto su sabiduría en necedad.
26 Yo confirmo la palabra de mis siervos
 y cumplo el consejo de mis mensajeros.
Yo digo que Jerusalén será habitada,
 que los pueblos de Judá serán reconstruidos;
y sus ruinas las restauraré.
27 Yo mando que se seque lo profundo del mar,
 y ordeno que se sequen sus corrientes.
28 Yo afirmo que Ciro es mi pastor,
 y dará cumplimiento a mis deseos;
dispondrá que Jerusalén sea reconstruida,
 y que se repongan los cimientos del templo.” »

45Así dice el Señor a Ciro, su ungido,
a quien tomó de la mano derecha
para someter a su dominio las naciones
y despojar de su armadura a los reyes,
para abrir a su paso las puertas
y dejar abiertas las entradas:

2 «Marcharé al frente de ti,
 y allanaré las montañas;
haré pedazos las puertas de bronce
 y cortaré los cerrojos de hierro.
3 Te daré los tesoros de las tinieblas,
 y las riquezas guardadas en lugares secretos,
para que sepas que yo soy el Señor,
 el Dios de Israel, que te llama por tu nombre.
4 Por causa de Jacob mi siervo,
 de Israel mi escogido,
te llamo por tu nombre
 y te confiero un título de honor,
aunque tú no me conoces.
5 Yo soy el Señor, y no hay otro;
 fuera de mí no hay ningún Dios.
Aunque tú no me conoces,
 te fortaleceré,
6 para que sepan de oriente a occidente
 que no hay ningún otro fuera de mí.
 Yo soy el Señor, y no hay ningún otro.
7 Yo formo la luz y creo las tinieblas,
 traigo bienestar y creo calamidad;
 Yo, el Señor, hago todas estas cosas.

8 »¡Destilen, cielos, desde lo alto!
 ¡Nubes, hagan llover justicia!
¡Que se abra la tierra de par en par!
 ¡Que brote la salvación!
¡Que crezca con ella la justicia!
 Yo, el Señor, lo he creado.»

9 ¡Ay del que contiende con su Hacedor!
 ¡Ay del que no es más que un tiesto
entre los tiestos de la tierra!
 ¿Acaso el barro le reclama al alfarero:
«¡Fíjate en lo que haces!
 ¡Tu vasija no tiene agarraderas!»?

10 ¡Ay del que le reprocha a su padre:
 «¡Mira lo que has engendrado!»!
¡Ay del que le reclama a su madre:
 «¡Mira lo que has dado a luz!»!

11 Así dice el Señor,
 el Santo de Israel, su artífice:
«¿Van acaso a pedirme cuentas del futuro de mis hijos,
 o a darme órdenes sobre la obra de mis manos?
12 Yo hice la tierra,
 y sobre ella formé a la humanidad.
Mis propias manos extendieron los cielos,
 y di órdenes a sus constelaciones.
13 Levantaré a Ciro en justicia;
 allanaré todos sus caminos.
Él reconstruirá mi ciudad
 y pondrá en libertad a mis cautivos,
pero no por precio ni soborno.
 Lo digo yo, el SeñorTodopoderoso.»

14 Así dice el Señor:

«Los productos de Egipto y la mercancía de Cus,
pasarán a ser de tu propiedad;
los sabeos, hombres de elevada estatura,
marcharán detrás de ti en cadenas.
Se inclinarán en tu presencia,
y suplicantes te dirán:
“Hay un solo Dios, no hay ningún otro,
y ese Dios está contigo.” »

15 Tú, Dios y salvador de Israel,
 eres un Dios que se oculta.
16 Todos los que hacen ídolos
 serán avergonzados y humillados,
 y juntos marcharán con su humillación.
17 Pero Israel será salvada por el
 con salvación eterna;
y nunca más volverá a ser
 avergonzada ni humillada.

18 Porque así dice el Señor,
 el que creó los cielos;
el Dios que formó la tierra,
 que la hizo y la estableció;
que no la creó para dejarla vacía,
 sino que la formó para ser habitada:
«Yo soy el Señor,
 y no hay ningún otro.
19 Desde ningún lugar de esta tierra tenebrosa
 les he hablado en secreto.
Ni he dicho a los descendientes de Jacob:
 “Búsquenme en el vacío.”
Yo, el Señor, digo lo que es justo,
 y declaro lo que es recto.

20 »Reúnanse, fugitivos de las naciones;
 congréguense y vengan.
Ignorantes son los que cargan ídolos de madera
 y oran a dioses que no pueden salvar.
21 Declaren y presenten sus pruebas,
 deliberen juntos.
¿Quién predijo esto hace tiempo,
 quién lo declaró desde tiempos antiguos?
¿Acaso no lo hice yo, el Señor?
 Fuera de mí no hay otro Dios;
Dios justo y Salvador,
 no hay ningún otro fuera de mí.

22 »Vuelvan a mí y sean salvos,
 todos los confines de la tierra,
 porque yo soy Dios, y no hay ningún otro.
23 He jurado por mí mismo,
 con integridad he pronunciado
una palabra irrevocable:
 Ante mí se doblará toda rodilla,
y por mí jurará toda lengua.
24 Ellos dirán de mí: “Sólo en el
 están la justicia y el poder.” »
Todos los que contra él se enfurecieron
 ante él comparecerán
y quedarán avergonzados.
25 Pero toda la descendencia de Israel
 será vindicada y exaltada en el Señor.

Los dioses de Babilonia

46Bel se inclina, Nebo se somete;
sus ídolos son llevados por bestias de carga.
Pesadas son las imágenes que por todas partes llevan;
son una carga para el agotado.
2 Todos a la vez se someten y se inclinan;
 no pudieron rescatar la carga,
 y ellos mismos van al cautiverio.

3 «Escúchame, familia de Jacob,
 todo el resto de la familia de Israel,
a quienes he cargado desde el vientre,
 y he llevado desde la cuna.
4 Aun en la vejez, cuando ya peinen canas,
 yo seré el mismo, yo los sostendré.
Yo los hice, y cuidaré de ustedes;
 los sostendré y los libraré.

5 »¿Con quién vas a compararme,
 o a quién me vas a igualar?
¿A quién vas a asemejarme,
 para que seamos parecidos?
6 Algunos derrochan oro de sus bolsas
 y pesan plata en la balanza;
contratan a un joyero para que les haga un dios,
 y ante ese dios se inclinan para adorarlo.
7 Lo levantan en hombros y lo cargan;
 lo ponen en su lugar, y allí se queda.
No se puede mover de su sitio.
 Por más que clamen a él, no habrá de responderles,
ni podrá salvarlos de sus aflicciones.

8 »Recuerden esto, rebeldes;
 piénsenlo bien, ¡fíjenlo en su mente!
9 Recuerden las cosas pasadas, aquellas de antaño;
 yo soy Dios, y no hay ningún otro,
 yo soy Dios, y no hay nadie igual a mí.
10 Yo anuncio el fin desde el principio;
 desde los tiempos antiguos, lo que está por venir.
Yo digo: Mi propósito se cumplirá,
 y haré todo lo que deseo.
11 Del oriente llamo
 al ave de rapiña;
de tierra distante,
 al hombre que cumplirá mi propósito.
Lo que he dicho, haré que se cumpla;
 lo que he planeado, lo realizaré.
12 Escúchenme ustedes, obstinados de corazón,
 que están lejos de la justicia.
13 Mi justicia no está lejana;
 mi salvación ya no tarda.
¡Estoy por traerlas!
 Concederé salvación a Sión,
y mi esplendor a Israel.

Comentario

3. Cuenta las buenas noticias de la libertad

El amor de Dios se extiende a todas las personas, de todas las naciones, desde el momento de la concepción en adelante. Parte de su plan original eligiendo a Israel fue que llevarían Su bendición a todos los pueblos (Génesis 12:3).

Dios es el creador de los cielos y la tierra, Él es nuestro creador, no hay otro. El libro de Isaías lo repite una y otra vez para enfatizarlo. Por diez veces se dice en este pasaje en la versión en inglés (NIV): «No hay otro».

Dios es tu creador, «te formó en el seno materno» (Isaías 44:24). El amor de Dios se extiende antes del nacimiento hasta la concepción y el seno materno; esto tiene profundas implicaciones para el debate sobre el aborto y cómo tratamos a los nonatos. Cada ser humano es creado y sostenido por Dios desde el momento de la concepción: «a quienes he cargado desde el vientre» (46:3b).

El amor de Dios se extiende más allá de Israel a todas las naciones también. Al ser el creador de todo, Dios invita a todas las naciones a participar en la salvación y en la libertad: «Vuelvan a mí y sean salvos, todos los confines de la tierra» (45:22a). Esto promete una libertad mayor que cualquiera que el mundo pueda ofrecer.

Aquí, vislumbramos al mundo entero inclinándose ante Jesús: «Ante mí se doblará toda rodilla, y por mí jurará toda lengua» (v.23b). Pablo se refirió a este versículo como una referencia a Jesús (Filipenses 2:9 en adelante).

Aquello fue un anticipo también, del hecho de que Dios usará a los «gentiles», es decir, a los no judíos. Ciro era un persa y sin embargo se describe aquí como el ungido del Señor (Isaías 45:1). Isaías profetiza: «Levantaré a Ciro en justicia; allanaré todos sus caminos.

Él reconstruirá mi ciudad y pondrá en libertad a mis cautivos» (v.13). Esta profecía se cumplió cuando el exilio llegó a su fin por la mano de Ciro.

Este era el plan de Dios: «Mi propósito se cumplirá, y haré todo lo que deseo. Del oriente llamo al ave de rapiña; de tierra distante, al hombre que cumplirá mi propósito. Lo que he dicho, haré que se cumpla; lo que he planeado, lo realizaré» (46:10b-11). Puedes estar seguro de que nada puede frustrar el plan de Dios para ti.

Oración

Señor, gracias, porque desde el momento de la concepción, amas a todas las personas sin importar su raza o procedencia. Gracias porque Jesús nos ha hecho libres y porque, un día, toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor.

Añadidos de Pippa

Gálatas 5:1

«Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud».

Es una verdad maravillosa; Cristo nos libera de los pecados, las adicciones, los miedos y los malos hábitos. Yo misma conozco esa libertad, y he visto a muchas otras personas totalmente transformadas por la realidad de este versículo. Así que tenemos que seguir caminando en esa libertad y no caer de nuevo en la tentación de volver a aquellos viejos hábitos, sino seguir afirmando la libertad de Cristo y el poder de la cruz.

Versículo del día

Isaías 46:4

'Aun en la vejez, cuando ya peinen canas, yo seré el mismo, yo los sostendré. Yo los hice, y cuidaré de ustedes; los sostendré y los libraré.'
reader

App

Enjoy reading or listening to the Bible in one year on your iPhone or Android device.

reader

Email

Receive a daily email with a fresh devotion straight in your inbox.

Regístrate ahora
reader

Podcast

Subscribe and listen to Bible in One Year delivered to your favourte podcast app everyday.

reader

Website

Far from your mobile device? You can read the daily devotion right here on this website.

Referencias

Escritura marcada (MSG) es tomada de la traducción bíblica The Message, no está traducida a español, se parafrasea.

Unless otherwise stated, Scripture quotations taken from the Holy Bible, New International Version Anglicised, Copyright © 1979, 1984, 2011 Biblica, formerly International Bible Society. Used by permission of Hodder & Stoughton Publishers, an Hachette UK company. All rights reserved. ‘NIV’ is a registered trademark of Biblica. UK trademark number 1448790.

Scripture quotations marked (AMP) taken from the Amplified® Bible, Copyright © 1954, 1958, 1962, 1964, 1965, 1987 by The Lockman Foundation. Used by permission. (www.Lockman.org)

Scripture marked (MSG) taken from The Message. Copyright © 1993, 1994, 1995, 1996, 2000, 2001, 2002. Used by permission of NavPress Publishing Group.

Biblia en un año

  • INTRODUCTION
  • WISDOM BIBLE
  • WISDOM COMMENTARY
  • NEW TESTAMENT BIBLE
  • NEW TESTAMENT COMMENTARY
  • OLD TESTAMENT BIBLE
  • OLD TESTAMENT COMMENTARY
  • PIPPA ADDS

Change Language

This website stores data such as cookies to enable necessary site functionality and analytics. Find out more